fbpx
DIYNeumáticosPaso a pasoReciclajeSin categoríaTutorial

Puf con un neumático y trapillo

¿Alguna vez has trabajado con trapillo? Se trata de una materia prima muy (muy) popular, con la que se pueden hacer un montón de cosas. Cestas, maceteros, mantas, alfombras… No es muy caro, trabajar con él es muy sencillo y lo puedes encontrar en un montón de colores. Ojo a esta propuesta: combinándolo con un neumático reciclado, puedes hacer un puf casero tan bonito como este. ¡Y casi sin herramientas!

 

 

 

MATERIALES: Neumático reciclado, espuma, trapillo.

HERRAMIENTAS: Pistola termoencoladora, cúter, cepillo, tijeras.

 

1. Limpiar el neumático

Lo primero que tienes que hacer para convertir un neumático usado en un puf para tu salón es limpiar a fondo la superficie de la goma. Usando un cepillo de cerdas gordas, repasa con fuerza todas las partes de la rueda, eliminando cualquier resto de polvo o suciedad que pueda tener.

 

2. Pegar la espuma

Una vez que el neumático esté bien limpio, es el momento de pegar un poco de espuma en su superficie para hacer que el puf sea más confortable. Para ello, extiende una plancha de espuma que sea lo suficientemente grande como para envolver el neumático y coloca el neumático en vertical, centrado, sobre ella. Poco a poco, con la ayuda de una pistola termoencoladora y un adhesivo termofusible adecuado, ve envolviendo el neumático con la espuma: empieza pegando la espuma a la parte central y sigue por los laterales, fijándolos al interior del neumático. Cuando acabes, corta la espuma que te haya sobrado con la ayuda de un cúter.

¡Ojo! Para que el trabajo sea lo más efectivo posible, usa una pistola termoencoladora con la suficiente potencia y un adhesivo adecuado, ya que existen diferentes tipos.

 

3. Decorar con trapillo

Cuando acabes de forrar el neumático por completo con la espuma, ponte con el trapillo. Al igual que has hecho con la espuma, se trata de cubrir toda la superficie de la rueda. Con el neumático en horizontal, pasa el inicio de tu ovillo de trapillo por el hueco del centro y rodea uno de los laterales. Asegura con un nudo por la parte de dentro y sigue dando vueltas hasta cubrir toda la goma, sin dejar huecos por los que se vea la espuma. Es un proceso lento y laborioso, ¡pero el resultado merece la pena! Cuando acabes, vuelve a asegurar con un nudo lo suficientemente fuerte como para que no se desate cuando alguien se siente en el puf. Puedes utilizar únicamente un color de trapillo o, como en este caso, cubrir todo el neumático con un color y hacer algún detalle en un tono que contraste.

 

¿Qué te parece? ¿Te gusta cómo ha quedado? Ya ves que, con un poco de creatividad, no se necesita mucho para conseguir un asiento original para el salón.

 

 

 

Un comentario

  1. […] entrada Puf con un neumático y trapillo aparece primero en Signus […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *