fbpx

Los microplásticos y la reutilización

Una bolsa de plástico, una crema exfoliante, un envase de un helado o una pajita tienen en común que están fabricados o contienen plástico. Un residuo que, como cualquier otro,  puede acabar contaminando el medio marino si  no se gestiona correctamente. 

¿Sabes cuánto CO2 deja de emitirse gracias a la reutilización? Así funciona la calculadora de AERESS

Hace cuatro años AERESS, la Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria, puso en marcha una calculadora de emisiones que permite traducir en kilos de dióxido de carbono (y su equivalencia en árboles absorbiéndolo o coches eliminados de la vía pública) lo que se consigue mediante la reutilización de ropa, muebles, electrodomésticos y otros artículos como juguetes o libros.

El plástico: el nuevo inquilino del mar

De un tiempo a esta parte, el plástico se ha convertido en un compañero de viaje imprescindible, a veces incómodo, desde que nos despertamos hasta que nos vamos a dormir. Tanto micro como macroplásticos, si no reciben el tratamiento correcto pueden terminar en el mar llegando a introducirse en la cadena trófica. Para evitarlo, se ha puesto en marcha el proyecto RepescaPlas que busca la valorización material de los plásticos procedentes del mar.

Y tú, ¿en qué convertirías un neumático usado?

El neumático es el protagonista indiscutible del convenio firmado recientemente en Murcia y que tiene por objeto el desarrollar un concurso de ideas para la reutilización de neumáticos fuera de uso. Una de las primeras actividades será un certamen que se desarrollará en colaboración con el Ciclo de Formación Profesional de Joyería de la Federación y junto a la Escuela de Arte.