Las bicicletas ya no se pinchan

A los que hemos andado en bici nos ha pasado alguna vez: tener que arreglar el pinchazo en una rueda con los clásicos parches. Bien, pues esta imagen está prácticamente desterrada en la actualidad. Los avances tecnológicos en los últimos años han traído diversos sistemas, al alcance de todos, que han supuesto que las bicicletas ya no se pinchen en la práctica.  ¿Quieres conocerlos?

En la actualidad, los clásicos parches para tapar los pinchazos de las cámaras de las ruedas ya prácticamente no se usan, “en buena parte por el bajo precio de una cámara nueva y por el alto número de usuarios que usa tubeless”, señala Roberto López, jefe de producto de BH, el principal fabricante español de bicicletas.

El tubeless es por tanto el sistema anti-pinchazos más eficiente y extendido. Consiste en una cubierta con un líquido en su interior, denominado “mousse” por tener una textura que recuerda al famoso postre. En caso de que algún elemento del exterior produzca una punzada, el mousse ocupa el hueco creado y hace de sellante del aire y de anti pinchazo a la vez. Este sistema no lleva cámara, lo que evita de paso otro de los problemas clásicos de una bicicleta, el denominado “llantazo” y pellizco de dicha cámara. “Hasta ahora solo se usaba en bicicleta de montaña (BTT) pero se está empezando a imponer también en carretera”, explica López. En este vídeo de la marca Hutchinson se ofrece un ejemplo de este sistema tubeless:

 

Ahora bien, dicho sistema tubeless se usa en la gama media / alta de las bicicletas. Para la gama baja existen en el mercado sistemas más económicos, como las cámaras con la “mousse” ya introducida de serie. Dicha mousse actúa de “parche” cuando se produce algún agujero en la cámara.

Otro sistema para salir de un apuro si no se cuenta con estos sistemas tubeless son los sprays repara pinchazos. En caso de sufrir uno, se coloca en la válvula de la rueda, de manera que al presionarlo introduce un aerosol o un líquido que tapona la fuga de aire a la vez que rellena la cámara y le da cierta presión, reparando e hinchando la rueda. Sin embargo, se trata de una solución provisional, ya que se recomienda sustituirla por una cámara o tubular nueva en cuanto se llegue al destino.

Las cubiertas y las cámaras de las bicicletas también han evolucionado mucho en los últimos años en cuanto a compuestos y formas de fabricación. Por ejemplo, hay cubiertas con una protección extra, como una capa de caucho más gruesa en su carcasa, usadas sobre todo en las bicicletas de trekking. “Muchas de ellas incorporan en su estructura materiales como el látex, que las aportan una dureza extra ante cualquier agresión del terreno”, explica el experto de BH. Los inconvenientes de estas cubiertas es el exceso de peso, un factor no muy importante en trekking pero sí crucial en mountain bike, y más aun en carretera.

Asimismo, en los países del norte de Europa se usa un nuevo concepto de cubiertas de goma maciza, que dan una seguridad 100 % de no pinchar, pero como inconveniente una rodadura un poco incómoda y rígida en cuanto se sale del asfalto tradicional.

En cualquier caso, el futuro va hacia el tubeless en todas las bicicletas, asegura López, “pero aun hay que trabajar en los pesos y precios para ser competitivos en el mercado, si bien la funcionalidad está fuera de toda duda”.