Labor socialMedio AmbienteNeumáticosReciclajeSin categoría

Ideas y retos para un 2019 más verde de la mano del colectivo BASURAMA

En esta serie de artículos dedicados a personas y colectivos que se acercan a los residuos, y especialmente a los neumáticos fuera de uso, con creatividad y originalidad, con un sentido artístico –en el más amplio sentido de la palabra– y comprometido, no podía faltar el conocido colectivo español Basurama . Desde su creación en la Escuela de Arquitectura de Madrid hace 17 años, no ha parado de ofrecernos un poliédrico acercamiento a lo que desechamos, para subrayarnos su valor, para defender otro tipo de sociedades, espacios públicos y procesos productivos verdaderamente sostenibles. Aquí nos hablan desde los ‘Autocoles’, que buscan la transformación de patios escolares con materiales de desecho, a su proyecto ‘Patrimonio Común de Gráfica Comercial’, que pretende preservar la memoria de la ciudad de Madrid a través de la recuperación de rótulos comerciales.

Basurama está compuesto actualmente por 5 miembros en el equipo de Madrid, más 3 o 4 estudiantes en prácticas que permanecen una estancia mínima de 3 meses con ellos. También cuentan con una representación en Bilbao. Basurama es un colectivo horizontal, donde no existe jerarquía, y la organización del trabajo se realiza a través de reuniones de coordinación y la comunicación permanente entre sus miembros.

Y, claro, entre sus materiales de trabajo no podían faltar los neumáticos fuera de uso, ya que, destacan, “es uno de los materiales más globales, de los que se encuentran en todo el mundo”. Y señalan: “Hemos trabajado mucho con él, desde las primeras aproximaciones junto con Refunk al posterior desarrollo de parques de diversiones basados en neumáticos como RUS Lima , en 2010, o el parque de juegos del Maestro Rodrigo que llevamos a cabo en 2017 en Aranjuez (Madrid) o la creación de un cine de verano en Batumi, en Georgia, una ciudad a orillas del mar Negro. Por otra parte, solemos incorporar en muchos proyectos columpios realizados con neumáticos”.

Para conocerlos mejor, hemos hablado con Mónica Gutiérrez Herrero, una de sus miembros.

Quien más quien menos, todos estamos haciendo balance del año 2018. ¿Cuál es el vuestro, Mónica? ¿Cuáles son los proyectos más significativos que habéis llevado a cabo?

En 2018 hubo un par de proyectos en los que hemos invertido especialmente, Uno de ellos es Autocoles , procesos de transformación de patios escolares con materiales de desecho. Son proyectos en los que se trabaja con toda la comunidad escolar, se diseña conjuntamente y se construye colectivamente, como parte de un proceso pedagógico y de aprendizaje que permite, entre otros, incentivar la participación activa de los alumnos/as promoviendo un modelo de gestión honesta y transparente de residuos y actitud responsable con el medioambiente, profundizar en el concepto de reutilización como forma creativa de relacionarnos con la basura. Además, en este proceso hemos conseguido construir el primer parque de juegos de España certificado según la normativa de seguridad europea.

Otro de los proyectos de largo recorrido, y en relación al proyecto anterior, es ReLabs_Laboratorio de Residuos Vivos, que tiene como objetivo revisar el actual sistema de gestión de residuos para hacerlo más eficiente, más sostenible y más adaptado a las nuevas coyunturas contemporáneas. Promoviendo, además, una cultura de la reutilización por encima del reciclaje y poniendo en circulación materiales de dependencias municipales de Madrid que aún no han agotado su vida útil. Durante todo este año se ha realizado el mapeo de almacenes y materiales, ya disponible online en este link , así como un catálogo de buenas prácticas que ya se estaban desarrollando desde el Ayuntamiento, disponible en este otro link

Y ya metidos en 2019, ¿proyectos vuestros que destacaríais de vuestra agenda para el Nuevo Año?

Seguimos con los dos mencionados anteriormente, así como con otro proyecto, PACO GRACO (Patrimonio Común de Gráfica Comercial), que pretende recuperar gráfica comercial para preservar la memoria de la ciudad de Madrid, pero también la historia de aquell@s detrás de esos rótulos. Un comando especializado va recogiendo y salvando algunos de  los míticos rótulos de tiendas y comercios que están desapareciendo tan rápidamente en Madrid. En 2019 haremos una exposición con todos esos rótulos recopilados. Y con ganas de poder diseñar algún parque público de alguna ciudad utilizando materiales de desecho industriales.

Puestos a hacer balance, ¿qué subrayaríais de vuestros 17 años de trayectoria?

En Basurama intentamos siempre buscar las grietas, los resquicios que fomenten una reflexión, una propuesta de cambio, un camino donde lo imposible se hace posible… Así empezamos a trabajar con Basurama cuando nadie lo hacía, comenzamos a cuestionar la destrucción de los espacios públicos y de las comunidades, y empezamos a vislumbrar la necesidad de transformación de los patios escolares. ¿Qué será lo próximo? Pues veremos…

En estos 17 años, ¿cómo veis la evolución del acercamiento de nuestro país al tema de las basuras, el usar y tirar, el despilfarro en el consumo, el reciclaje y la reutilización?

En general, en España se ha apostado por el reciclaje por encima de la reducción y la reutilización; estaría bien preguntarnos por qué se desmontó el sistema de retorno que ya existía en nuestro país para implantar un modelo de reciclaje que no cuestiona nuestro modelo de consumo sino que lo fomenta a costa de una especie de exculpación de conciencia a través del reciclaje. Por una parte, consideramos que hay una mayor conciencia ambiental, pero ello no implica un entendimiento de las consecuencias ni una disminución de la basura, pues la producción de la misma parece ir en aumento, siguiendo un modelo de vida que se centra en el individualismo, lo nuevo, el consumo y la rapidez.

¿Motivos para ser optimistas? ¿Creéis que avanzamos hacia un consumo con conciencia, un consumo responsable; o modas como el Black Friday nos hacen pensar todo lo contrario?

Pues creo que está polarizado; por un lado, como mencionaba, hay una mayor conciencia; pero, por otro, los cambios de modelo llevan su tiempo y deben ser apoyados no solo de abajo hacia arriba, como sucede ahora, sino que se debería regular sobre cambios en sistemas de producción, fomentando la reutilización y la reducción desde las instituciones públicas, y apoyando la educación y la transparencia en la gestión del sistema de residuos. En este sentido y en relación con el proyecto que mencionaba anteriormente (ReLabs), desde Basurama hemos realizado propuestas de alegaciones a la nueva Estrategia de Residuos del Ayuntamiento de Madrid.

¿Podríamos fijarnos en algún país, ciudad, región, comunidad en su relación con los desechos y tratamiento de maneras distintas, pioneras?

Hay ejemplos de buenas prácticas en muchos lugares del mundo; justo el otro día nos escribía nuestra amiga Blanca Callén para contarnos que en Argentina hay una cooperativa, ‘Reciclando Sueños’, en La Matanza, que está focalizando su trabajo en los tipos de plásticos que no tienen una salida de reciclaje en los canales institucionales. Es decir, que su punto clave es que desarrollan toda una I+D informal para experimentar y, en base a ensayo y error, crear nuevos materiales a partir de los residuos que, de otro modo, terminarían en vertederos. También hay sistemas de gestión de residuos como el de Taiwan que fomentan la reparación a nivel estatal, y ejemplos como Café Repair, nacidos en Amsterdam y extendidos por Europa, o como ROTOR, colectivo belga que trabaja a través de diferentes líneas de acción en el reempleo de materiales de construcción en industria de la edificación.

Con este año recién estrenado, estamos en fechas de soñar y pedir deseos; así que os invito a pedir un sueño, el proyecto que os gustaría llevar a cabo si todo fuera posible… Pedid por esa boca…

A mí personalmente me encantaría trabajar con basura digital. ¿Dónde irán a parar esos miles de millones de bits?, ¿de fotos no compartidas?, ¿de correo spam? Como colectivo estamos muy interesados en apostar por construcciones de mayor duración, por parques certificados, por introducir procesos participativos en el diseño de nuestras ciudades, por el reverdecimiento de los patios, por el fomento de espacios de juego libre en la ciudad…

Procesos participativos en el diseño de nuestras ciudades para humanizarlas y renaturalizarlas… Nos quedamos sobre todo con ese deseo. Que sea una intención. Un Objetivo. ¡Tantos proyectos interesantes por abordar con imaginación y sensibilidad como las de Basurama! Comencemos a construirlas en este 2019.

  1. […] entrada Ideas y retos para un 2019 más verde de la mano del colectivo BASURAMA aparece primero en Signus […]

  2. Me encantó el articulo… felicidades a basurama. Tengo en mente un proyecto y no dudare en implementar sus ideas de reciclaje, es tarea de todos el salvar al planeta de la contaminación en aumento.
    Saludos desde Bolivia 😊

  3. Excelente……
    Me gustaria saber si están ustedes en mi país. Estoy interesada en aprender. Vivo en República Dominicana.

    1. Hola Marianela. El colectivo Basurama tiene su sede en Madrid (España) aunque ha realizado proyectos en muchos países diferentes. Puedes encontrar sus datos de contacto en la web http://basurama.org/
      Un saludo y suerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *