Cómo afecta la nueva ITV a los neumáticos

Arkangel https://www.flickr.com/photos/arkangel/

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) se ha actualizado este año para adaptarse a la cada vez más exigente normativa europea. Las pruebas que deben pasar los vehículos son más exhaustivas, en especial en lo referente a las emisiones contaminantes, los sistemas electrónicos o el estado de los neumáticos. En este último caso, la nueva ITV es implacable: cualquier defecto detectado provocará que no superemos la inspección. ¿Y qué hay que tener en cuenta para pasar la ITV con los neumáticos sin defectos? Lo vemos a continuación.

La nueva ITV, ya en vigor, es tajante: no hay fallos leves con los neumáticos. O se tienen en buen estado o no se pasa la ITV. De hecho son uno de los pocos elementos del coche que no pueden tener fallos leves. Y es que los neumáticos son una de las partes más importantes del vehículo: es el único elemento que le pone en contacto con la carretera, nos permiten circular con seguridad cuando están en buen estado.

Pxhere https://pxhere.com/es/photo/616067

Los operarios de las ITV deben mirar de acuerdo a la nueva normativa una docena de puntos en los neumáticos que pueden calificarse como defecto grave (DG) – la mayoría de ellos – o muy grave (DMG) si no se superan. Si se detecta un DG el vehículo quedará inhabilitado para circular por las vías públicas, salvo para llegar al taller y subsanar el fallo, con un plazo de dos meses para volver a la ITV. En el caso de los DMG, el vehículo tiene que ser llevado por una grúa hasta el taller, y se tienen también dos meses para volver a las instalaciones de la ITV.

Uno de los aspectos más importantes de los neumáticos que el operario de la ITV mirará con más detalle es su estado. Las ruedas, además de tener la marca de homologación, deben contar con todos sus elementos, como tornillos o tuercas, no pueden interferir con otras partes del coche, y no pueden tener golpes o defectos que hagan que pierda aire, ni cables al descubierto, grietas o síntomas de rotura en la carcasa.

El caucho debe estar en buenas condiciones, sin ampollas, deformaciones o fisuras. Si el operario entiende que hay riesgo de reventón lo marcaría como DMG. La banda de rodadura no puede tener un desgaste irregular – será considerado DG-, un hecho que suele producirse por llevar hinchadas las ruedas de manera incorrecta. Este vídeo del programa de TVE “Seguridad Vial” nos explica cómo hincharlas bien:

El dibujo no puede tener una profundidad inferior a 1,6 milímetros (mm). Este elemento será considerado como DMG si no se respeta. Para saber si está o no en regla los fabricantes normalmente incluyen unos elementos visuales que nos permiten saberlo. Un truco muy sencillo consiste también en poner una moneda de un euro en una de las ranuras de la banda de rodadura. Si el aro dorado no queda cubierto por la goma del neumático no pasará la ITV. Este vídeo del Real Automóvil Club de España (RACE) explica de forma visual cómo hacer esta prueba:

Las dimensiones y características de los neumáticos deben ser las homologadas para el vehículo. En la ficha técnica del coche figuran datos como el índice de capacidad de carga o la categoría de velocidad que revisarán en la ITV y que deben coincidir. Además, los neumáticos tienen que ser iguales en sus ejes: las dos ruedas delanteras iguales entre sí, y las dos traseras iguales entre sí.

Los neumáticos marcados con siglas FRT –para remolque– deben estar montados exclusivamente en ejes portadores (no direccionales delanteros ni motrices), o de lo contrario será considerado DG.

Los neumáticos reesculturados  (una operación que consiste en retirar de 3 a 4 mm de goma de la parte inferior del dibujo) solo se permiten a los vehículos de más de 3.500 kilos de masa máxima autorizada (MMA) y si van marcados con la palabra “REGROOVABLE” o el símbolo “Ω”.

3 Comments

Deja un comentario