fbpx
I+D+iMecánicaNeumáticosReciclaje

Cuándo debemos llevar los neumáticos al taller

Los neumáticos son uno de los elementos más importantes del vehículo. En buen estado nos permiten circular con comodidad y seguridad, sobre todo en caso de frenazos imprevistos o en malas condiciones atmosféricas o del terreno, e incluso nos hacen ahorrar combustible, si están inflados de manera correcta y se trata de los modelos más eficientes.

Por ello, realizar un mantenimiento adecuado de los neumáticos aumenta nuestra seguridad, alarga su vida útil – y con ello logramos un menor gasto y una menor generación de residuos – y ahorra combustible. Las operaciones más sencillas para ello son vigilar de manera periódica la profundidad de su dibujo (no debe ser inferior a 1,6 mm o no pasará la ITV),  hincharlas al menos una vez al mes con la presión indicada por el fabricante, comprobar el buen estado de los tapones de las válvulas, y en general, si tienen algún corte, abolladura o desgaste que puedan conllevar pinchazos o reventones.

Ahora bien, hay otras operaciones necesarias en los neumáticos y que deben dejarse en manos de profesionales. Conocerlas nos permitirá saber cuándo hay que llevar el vehículo a un taller mecánico autorizado:

Desmontaje y montaje: Aunque se pueden encontrar a la venta kits de herramientas para el desmontaje y montaje casero de neumáticos, no son recomendables porque se pone en riesgo nuestra seguridad. Otra cuestión es colocar nosotros mismos una rueda de repuesto, ya que se trata de una situación de emergencia hasta que podamos llegar a un taller donde nos coloquen una nueva.

Alineado y equilibrado: El alineado coloca las ruedas de cada eje paralelas y los ejes entre sí. Si no están bien alineados, los neumáticos se desgastan de manera irregular, se reduce su zona de contacto y su adherencia, se gasta más combustible y se emite así más CO2. Por su parte, el equilibrado evita vibraciones en el vehículo a cierta velocidad, reduciendo el desgaste de los neumáticos y protegiendo partes esenciales como los amortiguadores, las llantas o la dirección del vehículo.

Reparación de pinchazos: Si bien hay ciertos productos anti-pinchazos en el mercado, su uso es para emergencias, al igual que la rueda de repuesto, de manera que hay que llevarlo al taller en cuanto se pueda. Un mecánico profesional puede de manera adecuada desmontar y montar la rueda, evaluar su estado y repararlo si es posible o indicar la necesidad de una nueva si no queda otro remedio. Al reparar los neumáticos se prolonga su vida útil, se ahorra dinero y se evitan residuos.

Cambio de válvulas: Imprescindibles para mantener hermético el neumático, con el paso del tiempo y el uso se deterioran y oxidan, por lo que es recomendable cambiarlas cuando se sustituyen las ruedas.

hay operaciones necesarias en los neumáticos que deben dejarse en manos de profesionales

Colocación de neumáticos de invierno: Con temperaturas menores de 7ºC, los neumáticos de verano pierden agarre (la distancia de frenada puede llegar a duplicarse), de ahí que en zonas con nieve, hielo, lluvia copiosa, etc, los neumáticos de invierno aportan mayor seguridad y eximen del uso de cadenas y otros dispositivos antideslizantes.

Instalación de un sensor de presión: Los neumáticos inteligentes avisan al conductor de datos clave como la presión, el desgaste, los pinchazos, etc. Gracias a ellos, la seguridad y rendimiento del vehículo aumentan, ahorran dinero y mejoran su reciclaje. Uno de sus elementos principales son los sistemas de control de presión (también conocidos como TPMS por sus siglas en inglés), que desde noviembre de 2014 vienen en la Unión Europea (UE) instalados en todos los coches nuevos. En los coches sin esta tecnología también se pueden instalar, y aunque hay modelos sencillos de automontaje, se recomienda que los modelos más fiables y de calidad los instale un mecánico experto.

Recauchutado y reesculturado: Los neumáticos de camión y algunos neumáticos de vehículos industriales se pueden recauchutar y reesculturar. Estas dos operaciones aumentan la vida útil de las ruedas, y por tanto ahorran dinero y reducen la generación de residuos. El reesculturado consiste en un nuevo marcaje del dibujo de la banda de rodadura del neumático usado, mientras que el recauchutado sustituye la banda de rodadura gastada por otra nueva.

 

 

Tags:

Un comentario

  1. […] entrada Cuándo debemos llevar los neumáticos al taller aparece primero en Signus […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *