El Increíble Viaje de Neuman Tikín: La súper-agente María Isabel Punto Limpio

Neuman Tikin

Ilustración de María Ramos

Allá van los seis volando: las tres pájaras de vidrio -Ana, Tere y Pili- y nuestros tres protagonistas, en busca de un buen bosque para reciclarse en árboles.

– ¡Uh! Qué alto volamos, ¿no?… Desde aquí arriba, Ana, se ve todo mucho mejor. Ya, ya. Tú dirás: dasda acá arraba sa va tada macha majar…

– Sá, Takán, sá.

– … Así que sois de vidrio, ¿y cómo así?

– Razaclada. Vadraa razaclada.

– Uy, qué interesántico… De vidrio reciclado. Vosotras también con una segunda vida…

– Antas ya ara ana batalla da champán.

– ¡Una botella de champán! ¡Me encanta! Y ahora una pájara súper espabilada, solidaria y pragmática. Si es que donde hay buen vidrio… Mira, yo he sido un neumático campeón. Campeón de carreras, ¿sabes? Competí en los circuitos más importantes. Y más de una botella de champán descorchamos en meta para brindar por los triunfos… Hasta que me desgasté y, reumático y un poco asmático, llegó mi hora. Pero nada de retirarme, nada de eso. Nada de sentirse un desperdicio ni un residuo. Ahora toda mi ilusión es reciclarme en un árbol, en un fornido roble súper-carismático.

………………………………………………………

Neuman1

Ilustración de María Ramos

– ¡Wala, qué altas estamos, Tere! Así vamos a encontrar mucho más rápido un bosque donde transformarme en palmera. Ayssss, qué ganas tengo. Y agitarme para un lado y para el otro, y para el uno y para el otro, adelante y atrás, un pasito adelante, un pasito atrás, y mover las ramas con ritmo tropical…

– Sé, señerete Espentepéjeres, sé.

– Seré una hermosísima y esbeltísima palmera… Así que estás hecha de vidrio, ¿no?

– Sé. Vedree receclede.

– ¡Anda, la osa! También con una nueva vida, Terete… Qué diver, ¿no?

– Sé. Entes ere en fresque de leche fresque.

– ¡Un frasco de leche fresca! Menudo cambiazo. Y ahora todo el día por los aires… Vaya suerte, ¿no? Yo antes vivía en una huerta; toooodo el saaanto día espantando pájaros, pájaras y péjeres; gorriones, chorlitos y chorlitejos. Imagínate qué pesadilla, ¡menudo trabajo más poco agradecido! Hasta me salieron juanetes.

– Je, je, je, jeeeeeeenetes. Pebre señerete, pebre.

………………………………………………………

– ¡Yujuuuuuuu! Esto sí que es aspirar alto… ¡Menudo viaje, querida Pili! Lady Lata y Pili… ¡Quizá podríamos hacer un dúo de Varietés! Tenemos que hablarlo y darle una vuelta, ¿vale? Claro que la Vedette tendría que ser Terete, y Ana la Azafata… No sé… Go-gó tampoco puedes ser, jo… Déjame que piense…

– Sí, sí, Lidy Liti y Miss Pili.

– ¡Eso, es! Miss Pili. Así, contundente. En plan primera ministra británica. Poniendo orden… Oye, por cierto, me han dicho que eres de vidrio…, ¿es verdad?

– Sí, sí, vidrii riciclidi. Intis yi iri ini bitilli di vini tinti y mi pisibi piripi tidi il díi. Michi mijir sir ini píjiri.

– Mujer, pues claro… ¿Dónde vas a parar? Una botella de vino tinto y ahora una paloma, una garza, una gorriona, una colibrí, una golondrina, una somormuja… o lo que quiera que seas… Menudo cambiazo de vida a mejor. Es como que te ha tocado la lotería… A ver si llegamos ya a ese bosque y yo me convierto en una estrella del pop, que es para lo que realmente estoy preparada. Algún bote que compartió conmigo contenedor de residuos me sugirió que me dedicara al heavy… Al rock duro, ya sabes… Pero quita, quita… Yo a la conclusión que he llegado es que a mí lo que me gusta es el pop…

– Lidy Liti Pip.

– Sí, mira… Tampoco así suena mal. Desde luego, mejor que Lodo Loto Pop….

………………………………………………………

– Ana, disculpa mi impaciencia y que sea tan directo. Pero, ¿hacia dónde dirigimos nuestros pasos…, quiero decir, nuestros vuelos?

– Trankala, Takán, trankala. Vamas a hablar can Maraa Asabal Panta Lampaa.

– María Isabel Punto Limpio… Mira que me suena ese nombre y esos apellidos… Punto, hija de Tomás Punto. Y Limpio, hija de Enriqueta Limpio.

– Sá. Afactavamanta.

– ¡Claro! ¡Ya caigo! Es la súper-agente encargada de arreglarle los papeles a todos los residuos que no quieren ser residuos y quieren transformarse para iniciar una nueva vida. ¡Claro! María Isabel Punto Limpio, famosa en el mundo entero. Pero qué buenísima idea has tenido, Ana. Eres la rapanacha, la manda laranda. Eres lo máááás.

– Ya astamas llaganda.

– ¡Es la hora de aterrizar! ¡Señorita Espantapájaras, Lady Lata, abróchense los cinturones, que vamos a aterrizar! Nos espera María isabel Punto Limpio.

– ¡No me lo puedo creer! Nos va a recibir ella en persona… Y yo con estos pelos de Espantapájaras… Si al menos me hubiera traído unas horquillas… Menos mal que la cabeza resiste bien en su sitio. Me he puesto hasta nerviosa…, me tiemblan todos los palillos de las piernas…

– La famosa súper-agente María Isabel Punto Limpio… La suerte nos acompaña. Seguro que ella ha oído ya hablar de Lady Lata, y me tiene asignado algún buen escenario. Con mujeres como ella, este planeta está a salvo. Estas tres pájaras son oro puro. Qué re-listas que son, madre mía, traernos a ver a La Punto Limpio. Tienen que tener alguna influencia. Con la de residuos que hay esperando por esos mundos inmundos a que les reciba… Pobrecicos… A ver cómo tiene la casa esa mujer. La debe de tener como los chorros del oro. ¿Y tendrá secretaria? Seguro… Porque, a su lado, los Tres Reyes Magos de Oriente y el Papá Noel tienen poco curro… Con la de vertederos que hay por los cinco continentes, y tener la suerte de que nos reciba La Punto Limpio en persona. Vamos, vamos, vamos, si se lo cuento a algunas de las sardinillas que llenaban mis latas no se lo creen… Ni hartas de vini tinti, ji, ji, ji… Ay, Pili, que me va a dar penita, pena, piniti, pini, dejarte. Voy a ver si le propongo a La Punto Limpio que os vengáis en plan trillizas a hacer coros a mis conciertos… Tendré que pedirle también unos cuantos bailarines, macizorros… Así como de tetra-brik… O de envases de plástico de detergente o suavizante o algo así… De esos que lo aguantan todo. Y un buen equipo de iluminación y de sonido… Y…

– ¡¡¡Aterrizando!!!!

– Atarrazanda.

– En teerre.

– Tirirí, tí.

(continuará).

Deja un comentario