Neumáticos de Fórmula 1 para no iniciados

Parece un tópico, pero quizá no quede más remedio que admitir que la palabra  circo aplicada a la Formula 1 es de lo más acertada. Más que nada, porque la celebración de cada gran premio, de los 20 que supone la temporada, implica tal movimiento y tal sincronización de personas, transportes, máquinas, neumáticos, herramientas, combustible, etc., por los cinco continentes, que verdaderamente solo parece comparable a las movilizaciones de los grandes circos de antaño, como aquel del cine clásico americano El mayor espectáculo del mundo. Claro, que bien pensado lo mismo también se puede comparar con un concierto de una gira de los Rolling Stones, por ejemplo, que solo vemos una parte, pero todo lo demás está también ahí.

En todo lo demás, no decimos nada, pero en lo que se refiere a movilización de camiones y aviones para transportar la ingente cantidad de elementos imprescindibles para cada carrera, el despliegue y la necesidad de coordinarlo todo a partir del momento en que acaba cada una para que llegado el día de la siguiente todo esté a punto, a miles de kilómetros, es igualito. Logística es la palabra y la clave.

Obviamente el protagonista absoluto es el coche. Y de él se ocupan las escuderías. Pero hay un elemento fundamental, (bien mirado, ¿qué no lo es en esos mimados de la ingeniería que son los formula 1?), como son los neumáticos, que van por otro lado y de ellos se ocupa el fabricante oficial, que desde hace varias temporadas es Pirelli.

A Pirelli le corresponde poner en cada circuito los juegos de neumáticos que van a necesitar los coches en cada carrera, contando por una parte con lo seguro, como son los entrenamientos, la clasificación y la propia carrera, para la cantidad; pero también con lo menos seguro, como es la meteorología, para la diversidad de tipos de gomas. Es decir que tendrán que contar con la posibilidad de que llueva, o no, de que haga más o menos calor, etc. Por tanto harán falta neumáticos para seco, mojado e intermedio, con sus diferentes durezas.

La FIA (Federación Internacional de Automovilismo, en sus siglas en inglés) marca cada año las características que han de tener coches, incluidos los neumáticos. El objetivo actualmente, según la prensa especializada, es que los monoplazas sean más rápidos y que tengan un mejor agarre en las curvas. Para que no decaiga el espectáculo. Y en esta parte la configuración de los neumáticos tiene un papel importante. Por eso, es cuando esa norma sale adelante cuando el proceso de  fabricación de los que utilizarán en cada temporada los fórmula 1 se pone en marcha.

El esta fase tiene lugar en las factorías de la marca italiana en Turquía y Rumanía, pero toda la investigación y desarrollo previo sobre los neumáticos se realiza en Milán, en el centro de I+D+i de Settimo Torinese, en cuya factoría también preparan las mezclas de los compuestos de las gomas con las que se producirán.

Para cada gran premio Pirelli lleva unos 1800 neumáticos, que se fabrican en un mismo lote, al circuito. A tenor de 20 carreras con dos monoplazas por escudería, las cifras totales son un poco de mareo:

Concretamente, en la temporada 2016 la marca italiana abasteció a la Formula 1 un total de 42.792 neumáticos, que fueron utilizados en las carreras y en las sesiones de prueba previas a la temporada, de los que realmente en los fines de semana se usaron 15.652.

Cada goma sale de fábrica con su código de barras, que permite conocer su trazabilidad. Y a partir de aquí es cuando se pone en marcha de manera precisa esa logística de la que hablábamos y que no para hasta que acaba cada carrera.

Los neumáticos se llevan en camiones a Reino Unido, donde Pirelli tiene un centro de logística y distribución. Eso supone que hacen 3.100 kilómetros en tres días. La lista de los códigos de barras de cada lote se entrega a un oficial de la FIA,  quien asigna los códigos, es decir los neumáticos, al azar a cada equipo. En ese proceso no interviene nadie más. Una vez distribuidas las gomas, se vuelven a cargar en cuatro camiones y se transportan al gran premio correspondiente. Si es en Europa hacen todo el viaje en camión; y si es en cualquier otro continente, irán en avión.

Al llegar al circuito comienza otro proceso al que público no asiste; pero, obviamente, sin él tampoco sería posible abrir los semáforos el domingo.

Mientras se monta esa miniciudad que es el paddock, donde están las motorhomes y los camiones de los equipos, y que está en paralelo con la línea de boxes, en estos se desarrolla una enorme actividad en los días previos a la carrera, montando y ajustando los coches. Ahí se ensamblarán también los neumáticos en las llantas que, previamente, cada equipo han entregado. Pirelli asigna un ingeniero a cada escudería que trabajará durante toda la temporada exclusivamente con ellos y no verá información de otros equipos, para garantizar la confidencialidad.

La tarea de montar todos los neumáticos lleva dos días, a razón de minutos y medio cada uno. Pero la atención a ellos continúa durante los entrenamientos, la clasificación y la carrera, porque son supervisados permanentemente para analizar su rendimiento y comportamiento durante la prueba, información que será luego imprescindible para desarrollar la siguiente generación.

Al acabar la carrera, una vez celebrado el triunfo con los tres primeros pilotos en el podio y los equipo felices aplaudiendo desde abajo, todos ganadores y no ganadores, tienen que comenzar el desmontaje de los vehículos en piezas para su embalaje y traslado al siguiente circuito.

A Pirelli le corresponde recuperar los neumáticos puesto que, aunque los usen las escuderías, son de su propiedad. Como cada uno tiene su etiqueta y su código de barras, es fácil comprobar que todos vuelven al camión en el que llegaron. Y en el que volverán a Gran Bretaña, donde se preparan para su reciclaje.

Al final de la temporada, la de 2016 por ejemplo, los distancia cubierta por los neumáticos habrán sido unos 384.705 kilómetros, entre pruebas, entrenamientos, clasificación y carreras. 123.534 de ellos solo en las carreras.

En estas cifras no están incluidas las idas y venidas desde la fábrica en Turquía a Gran Bretaña, para su asignación a las escuderías, ni desde allí a los circuitos y ni su vuelta para reciclaje. Se admiten cálculos.

2 Comments

  • Verónica Estefania 17 abril, 2017 Reply

    Hola, tendrían más información acerca del proceso de reciclaje de los neumáticos de la F1. A donde llegan y a lo que se someten para un nuevo uso.

    • SIGNUSecovalor 17 abril, 2017 Reply

      Hola Verónica. En próximas semanas iremos publicando otros reportajes relacionados con los neumáticos de la F1 y explicaremos ese y otros aspectos. Esperamos que te resulten de interés. Un saludo y gracias por escribirnos.

Deja un comentario