ConsejosSostenibilidad

Diez consejos para evitar tirar la comida

Conocer el alcance del problema que supone el desperdicio de alimentos es el primer paso para concienciarse. ¿Y qué podemos hacer ahora? En este post ofrecemos diez consejos sencillos que nos ayudarán a reducir la comida que tiramos, y de paso, a ahorrar dinero.

 

Consejo 1- Organizar bien la lista de la compra

Antes de ir a la compra, conviene elaborar una lista de lo que tenemos y de lo que necesitamos. Además de ahorrar, reduciremos así las posibilidades de tirar alimentos. Para una mejor organización, podemos hacer la lista pensando en el criterio de la caducidad, adquiriendo los alimentos más perecederos en su justa medida. También hay que pensar en el hueco del congelador, ya que podemos guardar aquí algunos alimentos y alargar así su posible fecha de consumo.

Consejo 2- Diferenciar entre caducado y consumo preferente

Las etiquetas de los productos ofrecen una información muy valiosa que deberíamos consultar. Una de ellas es la fecha de caducidad, que señala el momento a partir del cual el alimento no es seguro para consumir. Por su parte, cuando un alimento muestra la frase “consumir preferentemente antes de…” significa que a partir de esa fecha no estará igual de “rico”, pero se puede consumir con garantías, siempre que se haya conservado de forma correcta. Tener en cuenta ambos conceptos (deben estar bien visibles en las etiquetas) puede evitar que desperdiciemos comida porque caduque, o que la tiremos porque pensemos que ya no puede consumirse.

 

Consejo 3- No caer en tentaciones consumistas

Los anuncios, las ofertas, las promociones agresivas, los productos baratos de usar y tirar, consiguen muchas veces que adquiramos alimentos que no necesitamos, o lo que es peor, que los tiremos por no dar abasto. Por ello hay que tener las ideas claras.

 Consejo 4- Aprovechar al máximo los alimentos

En tiempos de nuestros abuelos y abuelas no se tiraba nada, todo se reaprovechaba. Las croquetas son el ejemplo más famoso, pero no era el único. ¿Por qué no hacer hoy en día lo mismo? En internet podemos encontrar además decenas de recetas para hacer originales platos con sobras.  Incluso cuando los alimentos se han convertido en residuo, podemos reaprovecharlos para hacer compost,  un fertilizante ecológico idóneo para huertas y jardines.

 

Consejo 5- Consumir también la “comida fea”

Gran cantidad de alimentos se desperdician a pesar de estar en buenas condiciones, solo porque no ofrecen una imagen “perfecta”. Para hacer frente a este despilfarro, cada vez más personas consumen esta “comida fea”, e incluso se han puesto en marcha diversas campañas y movimientos ciudadanos, como el del famoso cocinero Jamie Oliver, o tiendas on-line que comercializan “frutas feas”.

 Consejo 6- Evitar los restaurantes que derrochan comida

El ejemplo más evidente son los restaurantes de buffet libre, donde acabamos tirando comida que nos ha entrado por los ojos y no por el estómago, pero no son los únicos. En vez de este tipo de establecimientos, es recomendable elegir aquellos que apuestan por la calidad y, sobre todo, que cuentan con una política clara de reducción de residuos. Otro consejo sencillo es perder la vergüenza para pedir al camarero la comida que sobra (si es con nuestro propio envase reutilizable, mejor).

 

Consejo 7- Comprar más barata la comida de caducidad próxima

Una práctica cada vez más común en el sector de la distribución es rebajar el precio de los alimentos que están cerca de caducar, advirtiéndolo con etiquetas específicas. Los consumidores podemos decantarnos por ellos para que se generalice aún más, ahorrando dinero y desperdicio alimenticio.

 Consejo 8- Elegir productos de kilómetro cero

El fabricante y el consumidor de los productos de kilómetro cero (Km0)  se encuentran lo más cerca posible. De esta manera, además de lograr productos más frescos y sabrosos, reducen el desperdicio alimenticio que se produce en el transporte de mercancías de largas distancias.

 

Consejo 9- Apoyar las iniciativas de aprovechamiento de alimentos

Cada vez más iniciativas ciudadanas se crean contra el problema concreto del despilfarro alimenticio. Por ejemplo, “Yo no desperdicio” de la ONG Prosalus o la Plataforma ciudadana contra el despilfarro de alimentos “Comida basura. Tu basura es un tesoro”.

 

Consejo 10- Sacar partido a las nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías, en sus facetas muy diversas, pueden ser también de gran ayuda. Una aplicación del móvil como Too Good To Go  (Demasiado bueno para que se vaya) pone en contacto establecimientos con consumidores para evitar que se tire la comida; la empresa Upprinting Food reutiliza comida para crear nuevos alimentos mediante impresoras 3D; el Internet de las Cosas (IoT), la inteligencia artificial o el Big Data pueden optimizar la producción, distribución y consumo de alimentos reduciendo así su desperdicio; etcétera

 

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *