En invierno, precaución al volante

Con la llegada del frío toca tomar conciencia de la importancia de ir bien preparado por si nos sorprende la nieve. Ya sean cadenas o neumáticos de invierno, lo importante es saber que el invierno puede jugarnos muy malas pasadas si no vamos preparados, especialmente si tenemos que emprender un viaje largo. Por eso, la precaución es lo primero que tenemos que llevar con nosotros sino queremos tener imprevistos.

Así, es imprescindible que antes de empezar un largo trayecto (y corto, también) te asegures de que el coche dispone de los niveles correctos de líquidos. Echa un ojo especialmente al nivel de refrigerante del motor, al del limpiaparabrisas y al de aceite. Si no sabes dónde se ubican, recurre al manual del conductor de la guantera del coche. Y si no dispones de él, ¡con una simple búsqueda en Internet te será suficiente para encontrarlos!

A la hora de rellenar los depósitos, ya sea el de aceite, el de refrigerante o el de líquido parabrisas, recuerda hacerlo siempre con productos homologados y leer las prestaciones que aportan. En algunos casos, bien por comodidad o por desconocimiento, se suele recurrir a productos poco fiables o directamente, caseros. Es el caso de rellenar el depósito de agua del limpiaparabrisas con agua solamente. En estos casos, corremos el riesgo que ésta se congele en época invernal y que quede inutilizado si la temperatura baja de los 0 grados centígrados. Para evitarlo, se venden productos específicos que permiten ahorrarse ese mal momento y poder recurrir al limpiaparabrisas pese a que nieve.

Y si la hay, necesitamos neumáticos de invierno o  cadenas. Los neumáticos de invierno se han abierto paso rápidamente en el mercado. Uno de los factores que explican su crecimiento exponencial es la comodidad de no tener que poner las cadenas cada vez que hay necesidad. El precio es otra de las ventajas al no tener diferencias importantes respecto al neumático tradicional, de apenas un 10 %. Los neumáticos de invierno, además, son una alternativa legal a las cadenas por lo que no es necesario ir provisto de ellas si circulamos con estos neumáticos. Otro de los factores que favorecen el neumático de invierno frente a las cadenas es que estas últimas ‘maltratan’ al neumático y a las suspensiones. Un hecho que se ve agravado por la inexperiencia de los usuarios que puede suponer un riesgo si las cadenas se colocan mal. ¿Y qué hay de la velocidad? La limitación para circular con cadenas es de 50 kilómetros por hora. Otra desventaja.

¿Siguiendo interesado en las cadenas? No hay problema. Son igualmente válidas. Pero tienes que tener en cuenta algunos consejos. Cuando te compres unas cadenas debes probarlas antes en casa y que no sea en plena nevada tu primera vez.  Actualmente existen diferentes modelos distintos  según el neumático que tengamos, como las textiles o las de acero. Las textiles  tienen buenas prestaciones y son fáciles de ensamblar con el neumático. Las de eslabones de acero tienen una mejor tracción y son también muy resistentes y duraderas.

Ante todo, se deben pasar por detrás del neumático. Una vez esté bien desplegada, se deberán extender los extremos del anillo interior y se atará la parte superior del neumático. Poco a poco se irá centrando por delante, cerrando y tensando al máximo. Una vez hayas puesto las cadenas debes conducir poco a poco,  usando el freno motor sin acelerar bruscamente.

Y recuerda que las cadenas no son para jugar y es imprescindible que las coloques cuando nieve, nunca antes.

One Comments

  • Rueda Verde 9 Marzo, 2017 Reply

    Gracias por tu gran recomendación y sobretodo por el análisis que haces con respecto de las ventajas y desventajas que hay, al igual sin importar la temporada siempre es bueno que cuando los neumáticos se dañan no es bueno botarlos por que contaminamos y mas neumáticos tapados por nueve es un peligro, mejor realizar el reciclaje de llantas………………

Deja un comentario