La fibra de neumático aumenta la resistencia del hormigón, según un estudio

La Universidad de Columbia Británica (Canadá) acaba de publicar un estudio que viene a demostrar la capacidad de la fibra de neumático para mejorar la resistencia del hormigón. El hallazgo es una buena noticia no sólo para el sector del reciclaje, sino también para la industria del hormigón que encuentra en la fibra textil de la ruedas de coche el aliado perfecto para fortalecer uno de los materiales de construcción más utilizados por la humanidad, el hormigón.

“Las estructuras de hormigón tienden a desarrollar grietas con el paso del tiempo. Las pruebas que hemos llevado a cabo en el laboratorio de la Universidad de Columbia Británica (UCB) con fibras de neumático reduce la formación de grietas en más de un 90 por ciento en comparación con el hormigón regular. De esta manera, ayudamos a proteger la estructura de este material y alargar su vida útil”, señala Obinna Onuaguluchi, becario postdoctoral que trabaja en el Departamento de Ingeniería Civil de la UCB.

Tras este descubrimiento, la investigación se centró en buscar la combinación ideal de cemento, arena, agua y fibra de neumático reciclado para obtener el resultado deseado. “Después de muchas pruebas, hemos llegado a la conclusión de que el porcentaje idóneo de fibra textil que se debe usar en la mezcla es de 0,35 %”, reconoce Obinna Onuaguluchi.

El nuevo hormigón se ha colocado por primera vez en el mes de mayo en la obra de restauración de las escalinatas del edificio McMillan, situado en el campus de la Universidad de Columbia Británica al oeste de Vancouver. El equipo de investigación ha realizado un seguimiento exhaustivo del nuevo hormigón a través de unos sensores que le permiten monitorear las posibles tensiones, grietas, etc. Hasta ahora, los resultados corroboran las pruebas realizadas en el laboratorio, es decir, que las fibras de neumáticos reciclados reducen significativamente el agrietamiento del hormigón.

Nemy Banthia, el profesor de Ingeniería Civil de la UCB que ha supervisado el trabajo, asegura que esta investigación tiene un alto valor ambiental. “El hormigón pertenece a una de las industrias más contaminantes del mundo, responsable de casi el 7 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Por otra parte, cada año se producen en el mundo más de 3.000 millones de neumáticos que hay que gestionar al final de su vida útil. Este estudio contribuye a reducir el impacto de estos dos problemas ambientales de primera magnitud”.

Si se corroboran finalmente los datos del estudio, el hormigón elaborado con fibra de neumático podría utilizarse pronto en la construcción de todo tipo de estructuras: edificios, carreteras, puentes y presas, al mismo tiempo que contribuiría a disminuir los residuos neumáticos del planeta. Todo un ejemplo de economía circular para un futuro que, esperemos, tarde poco en llegar.

Deja un comentario