Las historias de Jaime y Daniel (IX)

Neumáticos reciclados para vías de tren

Elena, como cada fin de semana, tiene que preparar el contenido de la clase de chino que imparte. “Necesito que lleguen las vacaciones, ya no puedo más. A estas alturas del curso no doy más de mi”, se repite Elena una y otra vez.

Con el portátil entre las manos, Elena empieza a buscar fotografías para ilustrar la próxima clase. “Como nos vamos de vacaciones, a ver si encuentro material para hacer más entretenida la clase”. Fotos de ciudades donde pasar los días de descanso, de playas, bosques y tantas otras para llenar dos horas de clase. “Ah, y medios de transporte”. Tren, coche, avión, barco. “Seguro que me dejo alguno pero creo que es suficiente”, se dice a sí misma.

Entre web y web le llama la atención una noticia: “Investigadores de la Universidad de Sevilla, la Universitat Politècnica de València (UPV) y la empresa AZVI han obtenido un material para plataformas ferroviarias que incorpora caucho triturado procedente de neumáticos fuera de uso”,  lee atentamente y piensa para sí “esto debe venir de los neumáticos que dejamos en el taller de Daniel al cambiarlos. Bueno, eso creo”. Y prosigue leyendo “el nuevo material se ha instalado ya en un tramo de la línea de ADIF Almoraima-Algeciras, donde ha sido evaluado por los técnicos de la UPV. No sólo permite reciclar residuos de neumáticos en grandes cantidades sino que aporta ventajas adicionales respecto a los materiales tradicionales. Según los resultados obtenidos, permite atenuar considerablemente el pico máximo de vibración transmitido al entorno lo que lo convierte en una potencial alternativa para mejorar el aislamiento en aquellos entornos urbanos con tráfico ferroviario cercano”.

  • Jaime, fíjate en esto. Ahora resulta que con los neumáticos se pueden hacer líneas férreas. Parece mentira, ¿no?
  • Ostras, pues sí, ¿quién lo iba a decir? ¿Y eso se consigue con los neumáticos que dejamos en el taller?- pregunta Jaime dubitativo
  • Pues parece que sí. Yo pensaba que esto no se acaba reciclando nunca. Me parece una idea genial – contesta su mujer

Picada por la curiosidad, rebusca en Internet, otras formas de reciclaje. Los neumáticos usados se pueden convertir en sandalias, asfalto, pistas para equitación… Muchísimas cosas. Hasta para hacer vías férreas. ¿Quién lo iba a decir?

Deja un comentario