Las historias de Jaime y Daniel (X)

-Menudo calor sofocante que hace. Y esto no parará en dos meses. Al menos- se repite Jaime mientras enciende el aire acondicionado.

-No te quejes que nunca estás contento – le contesta su mujer Elena- Si llueve porque llueve, si hace frío porque hace frío y ahora toca quejarse porque hace calor

-Tienes razón pero tanto calor no se puede aguantar y esto es innegable – le contesta mientras coge el periódico y lee una de las noticias

Ilustrado con una gran fotografía a cinco columnas lee “El avance imparable del mosquito tigre: consejos para reducir su presencia”.

Mosquito tigre

-Elena, ¿sabes qué es el mosquito tigre?

-He leído algo. Se ve que es una especie invasora que se ha multiplicado mucho, difícil de eliminar mediante los sistemas tradicionales, que pica durante todo el día y que su picadura es muy dolorosa- le contesta su mujer

-Pues ni idea. “El mosquito tigre se reproduce en puntos de agua estancada, como son los platos bajo tiesto de las plantas, canaletas, charcos, cubos de agua y neumáticos”– lee en voz alta

-¿Cómo? – contesta Elena sorprendida- ¿Qué el mosquito tigre se reproduce en neumáticos?

“El mosquito tigre también se puede reproducir en el agua que queda almacenada en los neumáticos abandonados. Durante la primavera, el agua queda almacenada en la zona de contacto con la cámara. En época estival, la radiación no evapora el agua haciendo que sea un caldo de cultivo y hábitat perfectos para su reproducción”, lee Jaime

-Vamos, que todos aquellos lugares con neumáticos abandonados, además de suponer un riesgo para el medio ambiente, suponen un riesgo para la población por la cría del mosquito tigre – contesta incrédula Elena.

Neumáticos y Zika-Pues se ve que sí. La verdad es que no me lo había imaginado nunca. El abandono de neumáticos está facilitando la proliferación de esta especie. Me he quedado de piedra – contesta Jaime

-Ostras y ahora con lo del virus ese, el Zika, no me quiero ni imaginar qué puede llegar a pasar – se alarma Elena.

-No te alarmes, mujer. Simplemente es ser consciente del problema e intentar buscar soluciones – contesta

-Ahora que pienso, al lado de donde doy clase hay un solar y el otro día oí no sé qué de unos neumáticos abandonados. Más que posiblemente habrá el mosquito este. Pfff qué dejadez. Llamaré a la Consejería de Medio Ambiente a ver qué se puede hacer – responde Elena

Jaime coge su móvil y entra en Internet. Se ha quedado con ganas de saber más sobre el mosquito tigre y su relación con muchas enfermedades como el Zika y descubre cómo, usando neumáticos reciclados, se ha creado una trampa perfecta para atrapar a los mosquitos tigre. ¡Qué sorpresa!

 

Deja un comentario