fbpx

La posidonia de la mano del neumático

Posidonia oceánica, o sencillamente posidonia, es una planta marina muy común en el Mediterráneo. Muchas veces catalogada como alga, esta planta es muy habitual en las playas del litoral levantino y balear. La posidonia tiene un papel fundamental en los fondos marinos porque constituye verdaderos bosques que albergan vida, al igual que sucede con los bosques terrestres.

Sin embargo, en los últimos años han aparecido nuevas amenazas que se creía que podían causar daños al desarrollo de la posidonia. Y uno de ellos era el cambio climático y la posible repercusión sobre el crecimiento de la posidonia, lento ya de por sí. Un extremo que hubiera podido causar importantes desventajas en especial en las zonas costeras con mejor profundidad.

Y hablamos en pasado porque las conclusiones de un reciente estudio han apuntado hacia la otra dirección: se ha obtenido la primera evidencia científica de cómo el cambio climático puede aumentar la floración de la posidonia y, con ella, su crecimiento. Así se ha puesto de manifiesto en un estudio publicado en la revista Marine Pollution Bulletin y liderado por el Instituto Español de Oceanografía con el apoyo de la Universidad de Barcelona, el Centro de Estudios Avanzados de Blanes y la Stazione Zoologica de Nápoles (Italia). Sin duda, una conclusión que es toda una burbuja de optimismo para la comunidad científica y que permite pensar que la planta podría tener una mayor capacidad de respuesta de la pensada hasta ahora frente al cambio climático.

 

¿Cómo se ha llegado a esta conclusión?

Para poder llegar a ello, se ha cultivado diferentes pies dey procedentes de la costa catalana y que habían crecido a seis metros de profundidad. Para ello se recreó el ambiente en condiciones muy próximas a las del ecosistema marino.

Cuando ya se habían adaptado a las nuevas condiciones de laboratorio, durante un mes y medio se aplicaron diferentes temperaturas y condiciones atmosféricas simulando las olas de calor que se viven actualmente en la costa mediterránea. Después de esta seis semanas, se pudo observar cómo habían muchas más plantas que habían florecido comparándose con aquellas mantenidas a temperatura menor. En condiciones normales no floreció ningún pie. “En efecto, la relevancia de los resultados obtenidos en el trabajo es que, ante el estrés causado por el calentamiento del agua, esta especie es capaz también de modificar su comportamiento reproductivo, lo que podría conferirle una ventaja adaptativa en un futuro mundo submarino más cálido”, explica Juan Manuel Ruiz, investigador del IEO y primer autor del trabajo.

A pesar de todo, hasta la fecha todos los estudios habían concluido que el cambio climático y el aumento de temperatura causaban una elevada mortalidad en la posidonia, por lo que deberemos esperar a ver hacia dónde apuntan futuras investigaciones

 

Posidonia y los neumáticos

Y no podemos dejar de hablar de posidonia sin hacer mención a Maria Lafuente y la colección con este nombre realizada con neumáticos. Presentada el mes de marzo del año pasado en Bucarest (Rumanía) fue junto a Ágatha Ruíz de la Prada las dos únicas representantes españolas de la Romanian Fashion Philosophy. La curiosidad de la colección fue estaban realizadas y rematadas con caucho de neumáticos fuera de uso.

Con la introducción del caucho, Lafuente buscaba “el uso de nuevos materiales que supusieran un reto y que conjugaran el binomio de cuidar con el medio ambiente y la moda”, explica.