Medio Ambiente

MADBird, la feria de turismo de naturaleza que se instala en el centro urbano

Por sexto año consecutivo el Paseo del Prado de Madrid ha sido el escenario de la feria del turismo de naturaleza MADBird. La elección de este enclave por sus organizadores no es casual, al contrario, como señalaba su director, Manuel Andrés-Moreno, «con ello se trata de acercar a todos los públicos las muchas posibilidades para la observación respetuosa de la naturaleza, la belleza de la flora y la fauna. Y también, -añadía-, ofrecer un escaparate en el centro mismo de la ciudad, del gran espectáculo que puede ser ir a conocer la España más natural, que no la España vacía. Porque en esos lugares la naturaleza cobra mayor protagonismo y conocerla y conectar con ella, desde el respeto, permite comprender el valor que tiene».

Quercus, honrando a la decana revista de naturaleza

El inicio de la feria tuvo lugar con el corte de la simbólica cinta a cargo de los periodistas Rafael Serra, José Antonio Montero y Miguel Miralles, equipo responsable de la revista Quercus, como reconocimiento a la labor de divulgación de la decana revista de naturaleza, que en este mes de junio ha sacado a los kioscos su número 400.

Al cierre la estimación de visitantes ascendía a más de 55.000, que habrán podido recorrer los stands de 100 expositores, entre los que había desde instituciones de comunidades autónomas a empresas de turismo de rural y de naturaleza, artistas, firmas de fotografía y óptica, vehículos eléctricos, etc.

Además, se ha desarrollado un intenso programa de actividades paralelas como observación de las aves del Paseo del Prado, talleres infantiles de reciclaje, iniciación al seguimiento de huellas de animales, fotografía de fauna, conferencias, mesas redondas, etc.

Visita virtual por el Parque Nacional de Doñana

Una de las posibilidades era hacer una visita de realidad virtual por el Parque Nacional de Doñana, que resumía en tres minutos una visita de cuatro horas. Se podía ver en el stand de Marismas del Rocío, empresa cooperativa que lleva casi 40 años haciendo visitas al parque y su vicepresidente, Jerónimo García, nos contaba que «es una de las pioneras en ofrecer el formato de visitas en vehículos todoterreno de gran tamaño. Son unos pequeños autobuses con capacidad para 30 personas, que en parte se hacen a medida, porque se compra el chasis y luego lo adaptamos a nuestras necesidades, y, por supuesto, cumplen con los requisitos técnicos para transportar personas».

Una visita de realidad virtual por el Parque Nacional de Doñana que resume en tres minutos una visita de cuatro horas - comparte    

Los últimos vehículos incorporados son «un camioncito cien por cien accesible para personas con silla de ruedas u otras dificultades; lo tenemos desde el año pasado y es la primera vez que se hace accesible el parque nacional para todo tipo de visitantes. Y también tenemos ahora un vehículo nuevo, con capacidad para 30 personas, en el que van el conductor y un guía dedicado solamente a explicar la visita y atender a los visitantes; a diferencia de otro en el que solo iba el conductor haciendo las dos funciones, conducir y explicar lo que se iba viendo».

La movilidad eléctrica llega a los entornos naturales

La movilidad eléctrica por entornos naturales igualmente tenía un espacio en MADBird - comparte    , allí se podían encontrar unos pequeños todoterrenos eléctricos distribuidos por Free to Vibe, empresa creada hace tres años por Oscar Bautista. Con ellos «organizaba rutas por entornos naturales para los clientes de un hotel de Loja, Granada. Y, de paso, los iba probando en cuanto a potencia, capacidad para subir pendientes, etc. El año pasado comencé a distribuirlos y los presenté en la VEM 2018, la feria urbana del Vehículo Eléctrico, así que este año estábamos simultáneamente en las dos, MADBird y la VEM 2019».

Este pequeño todo terreno, que responde al concepto VTV (Vehículo Utilitario para Trabajo, en sus siglas en inglés), tiene una autonomía de 84 kilómetros y 60 km/hora de velocidad punta, y las baterías se pueden cargar en un enchufe doméstico. Como buen coche tipo jeep es descubierto, «pero también es posible ponerle una capota y puertas. Además, pueden llevar dos tipos de neumáticos, según se use para campo o para ciudad. De hecho, yo lo he conducido por Madrid Central, porque tiene la etiqueta 0 emisiones». Su precio son 12.500 euros y hasta ahora ha vendido 15 unidades, «a clientes de diversos perfiles: hípicas, particulares que tienen fincas, invernaderos, etc.  La idea de estar en MADBird, a la que nos invitó su director, fue darlo a conocer precisamente a empresas que organizan rutas de naturaleza».

Formas distintas de adentrarse en la naturaleza

Para quien quiera más bien instalarse en un espacio natural, con algunas comodidades, y observar la fauna que se mueva alrededor, otra empresa presente en la feria, Caminos del Guadiana, dispone de una caravana transformada «de manera que la mitad es un observatorio para ver aves, para dibujarlas, o fotografiarlas, etc. Es como un hide, con tres ventanas que se pueden cerrar con una cortina y dejar solo una tira para ver a los animales. No tienen cristal espía, de los que se ve hacia fuera pero no hacia dentro. Porque la idea es, simplemente, poder observar la fauna, aunque a veces también lo ponemos», explica Alejandro del Moral, director de Caminos del Guadiana.

«Pero, añade, tiene la ventaja de que se puede poner en mitad de un espacio natural y disponer de luz, agua, un cuarto de baño, cocina, nevera y camas. Toda la luz es led, con lo cual sin recargar hay autonomía para tres días». La caravana se puede alquilar para permanecer en algún lugar, al que ellos mismos la llevan, o «incluso hacer tours, si se quiere hacer un recorrido por varios espacios». En los tres años que llevan ofreciendo este servicio sus clientes han sido «todo tipo de público. Si hablamos de pajareros, sobre todo de gente de Holanda, británicos, etc. Si hablamos de gente que le guste la naturaleza ya de todas partes».

Por otra parte, como además de este alquiler, organizan rutas por el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel y a lo largo del curso del río Guadiana, desde Ruidera a Huelva, «cada año, al final, hacemos una compensación de las emisiones de CO2 de todo el año, con una reforestación a la que invitamos a toda la gente que hayan sido viajeros con nosotros.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *