Aquellos coches de clásicos con sus neumáticos clásicos

El mundo del coleccionismo es diverso y amplio. Y casi cualquier cosa es susceptible de ser coleccionada por alguien que le encuentre el encanto y goce teniendo más de una pieza de lo que sea, admirarla de vez en cuando, cuidarla, usarla si es posible, mostrarla a otros, aficionados también o no, acudir a reuniones con otros coleccionistas, etc., etc., etc.

Aquí traemos el ejemplo de las colecciones de coches, especialmente de los clásicos y antiguos, que son aquellos que han cumplido 25 años desde que se construyeron, se matricularon o se dejaron de fabricar. De vez en cuando podemos ver en un noticiario un certamen, una exposición, una carrera de coches clásicos, que ahí siguen, funcionando gracias a los cuidados de sus dueños, que los conservan como oro en paño, por pura afición.

Pero, claro, para mantenerlos en buen estado y condiciones de circular necesitan a veces repuestos, piezas, neumático. Para ellos hay un mercado especializado.

Dentro de ese mercado especializado no son muchas las empresas que venden o distribuyen neumáticos para coches de colección. En España está Pnemun Galacta, veterana, 30 años en el mercado, y prácticamente única empresa del sector. Desde hace 30 años distribuye neumáticos para coches de colección, de los que dispone de todas las marcas que hay en el mercado y tiene la exclusiva para toda la península ibérica de los neumáticos clásicos de Michelin. «en Japón no había coches de más de 20 años, porque no existía esa cultura de hacerlos durar tantos años. Aquí, en Europa sí, por nostalgia, por valor de colección o porque no se podían cambiar».

Así, ha asistido en primera persona a esa evolución «desde antes de los 90, en que la mayoría de mis clientes eran propietarios de coches de uso diario pero que tenían a lo mejor 20 años. Mientras que ahora, los coches de más de 20 o 30 años, son de colección, no de uso diario».

En el caso de España, como «en los años 50, 60 y hasta mediados de los 70, más de la mitad del parque automovilístico en España eran SEAT 600, ahora son los clásicos más frecuentes aquí. Luego estarían los SEAT 124, 850, 1400 o 1500, y de los Renault el R8, el Dauphini, o el Gordini, y también los Citroën 2 caballos». Unos pocos fueron en su día el coche de su propietario, que hoy conserva por afición o nostalgia. Pero el hecho, hay un hecho histórico que diferencia el coleccionismo de coches en España, como es que aquí hasta los años 70 había restricciones para la importación de coches, por eso no hay muchos Mercedes, BMW, Jaguar, etc. anteriores a los 70 en las colecciones actuales. Pero eso no quiere decir que no haya coches extranjeros en colecciones de españolas aunque la mayoría son importados recientemente, a partir de los años 90, como coche de segunda mano.

Es difícil hacer una estimación del número de aficionados en España al coleccionismo de coches, pero los muy metidos en este mudillo calculan que pueden ser unos 50.000, con coche. Sin coche hasta podrían ser el doble. Eso sí, cada año en muchas ciudades de España se celebran concentraciones, carreras, exhibiciones, etc. de coches clásicos.

Pero la gran diferencia la marca Gran Bretaña. Es el país de Europa donde hay más seguidores de los coches antiguos. Quizá porque haya más tradición de guardar cosas de las familias, ¿quién sabe? De hecho, allí está la empresa que más neumáticos para coches antiguos vende en toda Europa, Vintage Tyres, cuyos perfil en Twitter y página web son bien activos y divertidos.

A la hora del mantenimiento de un coche clásico o antiguo, en el caso de los neumáticos, se dan varias circunstancias. De un lado está el aspecto estético: está claro que las ruedas originales forman parte de la imagen del coche y a la hora de cambiarlas cualquier aficionado querrá de mantener su autenticidad.

Pero, por otra parte, esos neumáticos tienen que ser tal como los marcan especificaciones que había en su época; y esto no es un capricho. Es que, si no, dan problemas. Ocurre que en los años 50 o 60 los componentes de la goma eran diferentes y los neumáticos estaban diseñados para amortiguar los golpes del suelo. Hoy en día no es así, el diseño de los automóviles ha cambiado mucho, y con ello su arquitectura. Y si se monta un neumático radial moderno, que no amortigua los golpes, en un coche antiguo va mal».

Otra característica en estos neumáticos, es que no se cambian nunca por desgaste, porque son coches que no suelen circular muchos kilómetros. Mas bien al contrario: pasan más tiempo parados que los demás, porque solo se usan dos o tres veces al año. Por tanto, sus neumáticos se cambian por deformación: empiezan a quedarse cuadrados y ya no vuelven a su forma. Eso puede ocurrir, dependiendo de la frecuencia de uso, a partir de los dos años.

Para abastecer este mercado, varias marcas tienen una producción de neumáticos de los llamados antiguos. Con sus diseños antiguos y con sus materiales antiguos, para que puedan funcionar correctamente esos coches. Ahora bien, no todas la tienen integrada en su organización y solo dos, Michelin y Avon fabrican ellos mismos neumáticos para coches clásicos. Alguna otra gran marca veterana, como Dunlop, es posible que vuelvan a producirlos ellos mismos, porque lo externalizaron hace dos años. Pero Firestone, Pirelli y bastantes más, tienen esa producción subcontratados o autorizados a fabricar neumáticos con su marca. Les ceden sus moldes y los hacen como ellos lo hacían, pero en Taiwan o en China».

Desde luego, lo que no es para las marcas es lo que se entiende como negocio, sino que mantienen esa línea de producción más bien por marketing, por el prestigio. En el total de ventas de neumáticos anuales de Michelin, que son millonarias, los de colección al año suponen unas cifras mínimas. Y lo hacen de una manera casi artesanal, entiéndasenos. De manera que entre eso y que es una producción tan residual, obviamente, el precio, resultante es, en general, un 50 por ciento más caros».

Si por fuera son distintos, también lo son por dentro. Todos los neumáticos anteriores a 1949, en que Michelin sacó el primer neumático radial, eran diagonales. Así que actualmente hay coches clásicos con neumáticos radiales y diagonales; pero también entre los radiales antiguos y los actuales, hay bastante diferencia. Por ejemplo, en lo que decíamos antes de la amortiguación».

Sin embargo, cuando acaba su vida útil, los neumáticos de coches clásicos, no tienen ninguna diferencia frente a los modernos. Los materiales no son muy diferentes y las tasas de NFU son las mismas.

Deja un comentario