Del taller de coches a la pared de tu casa

El reciclaje hace extraños compañeros de viaje. Un proyecto europeo ha conseguido extraer la fibra textil del neumático para utilizarla, por primera vez, como panel acústico en una vivienda piloto. Según cuentan los promotores de la iniciativa, se trata de aprovechar las cualidades térmicas y acústicas de la fibra del neumático para aislar tabiques de oficinas, hoteles o cualquier otro tipo de edificio residencial.

“Hasta ahora se habían realizado con éxito ensayos en laboratorios de universidades y centros de investigación, pero no se había dado el paso de instalar este material en promociones de viviendas concretas”, explica Livia García Gil, ingeniera civil de Comsa Corporación, la única empresa española participante en el proyecto europeo INSUM-ECO, que abre las puertas del reciclaje de neumáticos al sector de la construcción.

El proyecto, liderado por la Asociación Europea de Reciclaje de Neumáticos (ETRA), tiene como principal objetivo “introducir la fibra textil de los neumáticos en el mercado de la construcción”. Para ello, ha implicado a una valorizadora que se encarga de convertir la fibra textil en un producto comercial; a una empresa especializada en la construcción de viviendas ecológicas que se ha lanzado a la fabricación de paneles acústicos hechos a base de textil de neumático y aglutinante; así como a una ingeniería como Comsa que tiene más de 50 años de experiencia en el diseño y desarrollo de proyectos innovadores.

Tal y como reconoce ETRA, el auténtico desafío del proyecto es persuadir al mercado de que merece la pena apostar por el reciclado de neumáticos. “Los argumentos tienen que ser técnicos, pero también emocionales”,  sostiene la asociación de recicladores. “La idea es cubrir toda la vida del producto: desde la etapa de investigación hasta el éxito comercial”.

El principal gancho de los paneles de fibra textil de neumático son sus números. “Si se compara con cualquier otro material de aislamiento convencional (lana de roca o espuma de poliestireno), los resultados son tremendamente competitivos. Tres centímetros de espesor de este producto equivalen a 40 cm. de poliestireno expandido”, asegura Livia García Gil.

Ahora, el reto es abrir mercado y que otras compañías del sector sigan el ejemplo de INSUM-ECO.  “Las empresas de reciclaje de neumáticos ya separan el textil del neumático gastado, pero se requiere un segundo tratamiento para limpiar bien la fibra y sacar todo el polvo de caucho que haya podido quedar en ella”, explica la ingeniera de Comsa.

Lo mismo se puede decir de la fabricación de paneles. “Es necesario invertir en este tipo de tratamientos. Hasta el momento no hemos encontrado ninguna empresa en España que se dedique a la elaboración de este tipo de productos”, apunta Livia García. Por eso, en esta ocasión se ha contado con una PYME italiana especializada en el uso de materiales ecológicos y reciclados. Su presencia en el proyecto de investigación INSUM-ECO es particularmente relevante, ya que han sido los primeros en desarrollar y comercializar paneles aislantes hechos con fibras textiles recicladas.

Deja un comentario