Los neumáticos del futuro serán más ecológicos y eficientes

Aunque no tenemos una bola de cristal para predecir el futuro ni una varita mágica para cambiar la realidad a nuestro antojo, las líneas de investigación que se vienen desarrollando en Europa y Estados Unidos, fundamentalmente, durante los últimos años nos dan una idea de cómo serán los neumáticos del futuro. Hemos preguntado a las principales marcas y lo tienen claro: los neumáticos del mañana serán mucho más ecológicos y eficientes que los actuales.

Neumáticos esféricos de Goodyear

Cuando los fabricantes de cubiertas imaginan el futuro, las cuestiones ecológicas se sitúan en primer lugar. Continental, Goodyear, Michelin, Pirelli… dedican una parte importante de sus presupuestos a la I+D+i y cada año nos sorprenden con nuevos avances tecnológicos encaminados a reducir el consumo de combustible y diminuir el impacto de los neumáticos sobre el medio ambiente.

Goodyear es una de esas compañías que viene demostrando su compromiso con la innovación y la protección al medio ambiente. En sus centros de innovación de Colmar-Berg (Luxemburgo) y Hanau (Alemania) trabajan día a día para aumentar la eficiencia de combustible y que sus productos tengan las más altas calificaciones tanto en ahorro de  carburante como agarre sobre mojado y niveles de ruido. “Nos esforzamos para ayudar a los consumidores a conseguir que sus neumáticos funcionen de forma óptima, a través de innovaciones tales como la Tecnología de Mantenimiento de la Presión del Aire (AMT) que permite mantener la presión del neumático. Y buscamos recursos renovables, incluyendo el aceite de semillas de soja, con los que reemplazar en los neumáticos los materiales provenientes del petróleo”, asegura la compañía.

Neumáticos deformables Michelin TurfUn futuro que ya ha empezado a hacerse realidad con la aparición en el mercado de nuevos neumáticos más sostenibles como el Michelin X Tweel de radios deformables que permite ofrecer una respuesta definitiva a los riesgos de pinchazo en actividades rurales y ámbitos constructivos, o el prototipo que el año pasado presentaba Bridgestone para disminuir el consumo de combustible, gracias al uso de estructuras más ligeras que reducen el peso de la rueda de forma considerable.

Este año le ha tocado el turno a Goodyear con la presentación en el Salón de Ginebra de su prototipo más innovador y futurista: el Eagle 360, un neumático esférico con la banda de rodadura realizada con una impresora 3D para poder proporcionar una manejabilidad revolucionaria, ya que se mueve en todos los sentidos, contribuyendo a la seguridad de los pasajeros. Además, cuenta con una avanzada tecnología de sensores que le permite reconocer las condiciones de la carretera para adaptarse a las circunstancias de cada momento y, por lo tanto, ser más eficiente en el consumo de combustible.

En Continental, por su parte, están convencidos de que la conservación de recursos debe ser un objetivo fundamental en el desarrollo de los neumáticos. El responsable de la marca nos asegura que la sostenibilidad es muy importante para ellos y, por eso, “expertos de una gran variedad de disciplinas colaboran estrechamente en los centros de investigación y desarrollo de la compañía para que el neumático del futuro sea cada vez más respetuoso con el medio ambiente tanto en su fabricación como en el uso y el reciclaje de sus componentes. En este proceso se cuestionan todos los materiales del neumático y se intentan reemplazar, si es posible, con otros menos agresivos para el medio ambiente”, destaca la marca germana.

Neumáticos Continental hechos con diente de león

Una de las investigaciones señeras de Continental es la producción de neumáticos con caucho de diente de león. La compañía lleva varios años cooperando con el Instituto Fraunhofer de Biología Molecular y Ecología Aplicada (IME) en busca de un látex natural obtenido a base de raíces de diente de león que sirva como sustituto a las plantaciones de árboles de caucho (Hevea brasiliensis) de la selva tropical o al caucho sintético que viene del petróleo. El diente de león es una especie de planta que no compite con cultivos de alimentos y podría cultivarse junto a las fábricas de neumáticos de Europa Central o en cualquier otro sitio. Su explotación para la producción de neumáticos tiene una gran importancia tanto económica como ecológica, ya que es más sostenible y menos dependiente de las materias primas tradicionales.

Otra línea de investigación que concita el interés de las principales marcas es la de búsqueda de soluciones al problema de los residuos. En estos momentos hay varios proyectos en desarrollo en Europa que estudian la manera de introducir el caucho de los neumáticos usados en la fabricación de otros nuevos. Ese es el caso del proyecto TREC (Tyre Recycling) de Michelin que pretende fabricar neumáticos nuevos a partir de materias primas de calidad extraídas de neumáticos usados. O las investigaciones que viene realizando Goodyear con el sílice derivado de las cenizas de la cascarilla del arroz. “Hemos descubierto que se pueden aprovechar estos residuos, enviados tradicionalmente al vertedero, como material para la fabricación de neumáticos eficientes”, afirma la marca.

One Comments

  • Katyushka Makeup 28 abril, 2016 Reply

    ¡Qué buena noticia! Ya era hora que algunas empresas se preocupen por la sostenibilidad del medio ambiente.

Deja un comentario