Neumáticos para repartir solidaridad

Aunque suelen ser bastante más conocidos por sus productos, los fabricantes de neumáticos son tan activos como tantas otras empresas a la hora de apoyar iniciativas solidarias, sociales, ambientales o de salud, tanto si requieren una ayuda económica o como si es logística o, incluso, de mediación.

A lo largo del año se desarrollan muchas y muy diversas, y tenemos noticias de ellas casi, casi de milagro, porque suelen ocupar un lugar discreto en medios especializados, en las webs corporativas, de las empresas y de las entidades beneficiarias, que suelen ser ONGs, fundaciones, asociaciones, etc.

 

Enmarcadas en las áreas de RSC de las compañías, y por tanto tienen el espíritu y el objetivo de contribuir a la mejora de la sociedad de manera voluntaria y al margen de su actividad empresarial y económica, estas colaboraciones suelen estar basadas en lo que mejor conocen: sus productos; es decir y en este caso: los neumáticos. Porque, lógicamente cada uno ayuda como mejor sabe y puede.

Así, Kumho España colabora con la expedición El desierto de los niños, una iniciativa del ex corredor del Dakar y director de la revista 4×4 Autoverde, Nacho Salvador. Se trata de un viaje solidario que va ya por su decimotercera edición y que recorre Marruecos en las vacaciones de Semana Santa. Los participantes son familias, con niños incluidos, que forman una caravana y en su recorrido alternan la experiencia cultural con la solidaria, y lo mismo que visitan un zoco o unas ruinas, reparten material escolar recogido en España en varias escuelas, desarrollan campañas de seguridad vial y de salud visual.

La contribución de Kumho Tyre en esta edición, la tercera en la que participa, ha sido doble, «por una parte, hemos entregado 2000 bandas reflectantes para repartir a los niños. Hay que tener en cuenta, -explica Luis Hernández, director Comercial y de Markéting de Kumho España-, que en las zonas rurales de Marruecos muchos niños juegan en la calle o caminan por las carreteras para ir al colegio. Con estas bandas, que se colocan en las muñecas o en los tobillos, se les ve mejor y se pueden evitar muchos accidentes. Nosotros las entregamos a los ayuntamientos y ellos las repartan». Para Kumho  esta iniciativa es importante, «porque les concienciamos de la importancia de ser vistos. Y la educación vial, y no solo la seguridad, es un objetivo fundamental para nosotros».

Por otra parte, la sección española de Kumho aportó también los neumáticos que han utilizado los 61 vehículos que integraban la expedición, «lo que supone unos 100 neumáticos, a razón de cinco por cada vehículo». Para Hernández, «el resultado ha sido muy bueno, los neumáticos han respondido fenomenal. Claro, nosotros confiamos en nuestro producto, pero siempre está la duda de cómo irá todo finalmente. Hay que tener en cuenta que se va por caminos de piedras, ríos de arena, dunas, y, por supuesto, temperaturas elevadas en la zona de desierto y muy bajas en las montañas. 2000 kilómetros y ningún pinchazo».

En esos 2000 kilómetros de esta edición del Desierto de los niños, han participado 208 personas, 65 de ellas niños de entre 5 y 14 años. Junto a ellos e integrados en la caravana viaja un grupo de ópticos de la Fundación Alain Afflelou, que revisan la vista de niños y mayores en las poblaciones por las que pasa la ruta. Este año han examinado a más de 750 personas, de las que 541 han resultado necesitar gafas, que les serán enviadas.

La Fundación Michelin España y Portugal, también ha incorporado la donación de neumáticos a sus fórmulas de colaboración con entidades sociales. En su caso serán los vehículos del Banco de Alimentos de España los beneficiados.

En realidad, en sentido estricto, esta colaboración no comienza ahora, sino que, como explica Hugo Ureta-Alonso, responsable de Relaciones Institucionales de Michelin España Portugal, «hasta ahora cada centro de la empresa en España colaboraba por su parte con los Bancos de Alimentos locales. Ahora se ha  canalizado todo a través de la Fundación, de manera que suministraremos los neumáticos para las furgonetas con las que los 56 Bancos de Alimentos locales hacen tanto la recogida de alimentos como la distribución de estos». Además de dotarles de neumáticos, el convenio suscrito con la Federación Española de Bancos de Alimentos, prevé también que la fundación asuma los gastos de montaje y equilibrado necesarios, «que se realizarán en los talleres de la cadena Euromaster, propiedad de Michelín o, si en una ciudad concreta no los hubiera, pues afortunadamente tenemos muy buena relación con otros clientes con los que trabajamos y a los que podemos derivarlos». El acuerdo tiene una duración inicial de «tres años. Pero en realidad se renovará automáticamente, porque la idea por ambas partes es de continuidad en el tiempo».

La Fundación Michelin España Portugal no es de nueva creación, precisamente, , sino que lleva más de 10 años en activo. Pero el nombre y el enfoque sí es reciente «en enero de este año se le cambió el nombre, antes se llamaba Fundación Michelin Desarrollo (FMD), y se ampliaron las actividades. Antes estaba más centrada en temas sociales pero enfocados a la seguridad vial y a la formación, de creación de empleo y ayuda a pymes del sector industrial. Ahora la fundación concentra todas las actividades de Responsabilidad Social y Mecenazgo, y se trabajará en acciones de promoción de la educación, la investigación, la salud y el deporte; a paliar situaciones de necesidad y precariedad; a la mejora de la seguridad vial y la movilidad sostenible y a la protección del medioambiente y el patrimonios histórico, cultural y natural».

Deja un comentario