fbpx

Los campos de fútbol con caucho son seguros

Un nuevo estudio publicado al inicio de las navidades viene a demostrar que el uso de caucho en césped artificial tiene un riesgo para la salud prácticamente nulo. La investigación, llevada a cabo por el Instituto Nacional Holandés para la Salud Pública y Medio Ambiente (RIVM), asegura que “la práctica de deportes en campos de césped sintético con relleno de granulado de caucho es segura”, poniendo así fin a una cuestión que ha suscitado una gran controversia en la opinión pública de los Países Bajos durante los últimos meses.

Todo empezó el pasado mes de octubre cuando la cadena holandesa de documentales Zembla emitió un programa titulado ‘Dangerous game’ (Juego peligroso), en el cual se insinuaba que el granulado de caucho utilizado en terrenos de juego de césped artificial podía liberar sustancias cancerígenas nocivas para la salud. Las sospechas lanzadas por el programa de televisión provocaron una pregunta en el Parlamento Europeo y posteriormente llevaron al Gobierno holandés a solicitar una investigación urgente al Instituto Nacional Holandés para la Salud Pública y Medio Ambiente sobre los riesgos para la salud del granulado de caucho. Esta investigación, que ahora concluye, revela que las sustancias contenidas en el caucho “son inofensivas”, ya que se encuentran en “cantidades muy bajas” y “encerradas en el propio granulado”.

El estudio ha hecho una revisión sistémica de todas las publicaciones científicas anteriores. Luego ha examinado el relleno de caucho de 100 terrenos de juego para analizar qué contaminantes se hallan en el granulado de caucho de las distintas variedades de césped artificial utilizadas en los Países Bajos y en qué medida pueden liberarse al exterior. Estos resultados se han combinado finalmente con un estudio de migración que mide cómo afecta el granulado de caucho al entrar en contacto con el cuerpo del deportista, ya sea a través de la piel, a través del tracto digestivo o a través de los pulmones.

De los análisis realizados se extraen tres conclusiones fundamentales:

  • PRACTICAR DEPORTE EN CAMPOS DE CÉSPED SINTÉTICO NO ES PELIGROSO. El granulado de caucho contiene numerosas sustancias, tales como hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), metales como el Zinc, plastificantes (ftalatos) y bisfenol A (BPA), pero todas ellas en concentraciones muy bajas. Hay pocas diferencias entre los 100 terrenos de juego analizados, por lo tanto, la muestra resulta muy representativa de los campos de hierba artificial con granulado de caucho de los Países Bajos.
  • NO EXISTE RELACIÓN ENTRE EL GRANULADO DE CAUCHO Y LA LEUCEMIA O EL LINFOMA. No se ha encontrado hasta el momento ninguna vinculación directa entre la práctica de deportes en los campos de césped sintético con relleno de caucho y la incidencia de leucemia o cualquier otro cáncer. En los análisis de laboratorio realizados para este estudio no están presentes las sustancias químicas que son capaces de causar leucemia o cáncer de los ganglios linfáticos (benceno y 1,3-butadieno) o están presentes en una cantidad muy baja (2- mercaptobenzotiazol). En un análisis documental se observa un ligero aumento en el número de personas con leucemia en edades comprendidas entre 10 y 29 años desde la década de los 80 a nuestros días, pero esta tendencia no guarda ninguna relación con la práctica del fútbol en campos de césped artificial que comienza en Holanda en el año 2001.
  • ES RECOMENDABLE AJUSTAR EL ESTÁNDAR DE GRANULADO DE CAUCHO A PRODUCTOS DE CONSUMO. Los autores del estudio recomiendan ajustar el estándar de granulado de caucho a los productos de consumo, que son mucho más estrictos que los requisitos legales para mezclas vigentes en la actualidad. Esto permitiría reducir las cantidades de hidrocarburos aromáticos policíclicos entre 100 a 1.000 veces menos.