Así se hace un asiento con cuerda y un neumático

Un asiento creativo, barato y… ¡con materiales reciclados! ¿Necesitas un puff nuevo para casa? Busca un neumático usado y dale una segunda vida convirtiéndolo en un asiento con un poco de cuerda. ¡Ojo al paso a paso!

MATERIALES: Neumático, cuerda, pintura en spray, imprimación en spray.

HERRAMIENTAS: Taladro, rotulador blanco, tijeras, cepillo, flexómetro, cinta de carrocero.

 

 1. Hacer los agujeros

Lo primero que tienes que hacer es crear los agujeros por los que luego pasarás la cuerda. Marca, con la ayuda de un rotulador blanco, puntos equidistantes a lo largo de todo el perímetro del neumático. Acto seguido, úsalos como guía para hacer los agujeros con el taladro y una broca gruesa.

2. Pintar el neumático

Limpia bien la superficie del neumático con la ayuda de un cepillo y aplica una imprimación en spray para conseguir que luego la pintura quede fijada y perfecta. Deja secar y usa pintura en spray para decorar el asiento del color que quieras. Recuerda que, cuando uses spray, debes dar pasadas cortas a poca distancia de la superficie y siempre purgar el bote cuando acabes.

3. Trenzar la cuerda

Una vez esté seca la pintura en spray que has aplicado, es el momento de trenzar la cuerda. Pasa un extremo de la cuerda, enhebrada con un poco de cinta, por el primer agujero y asegúrala con un nudo. Pasa la cuerda por el agujero opuesto y sigue la progresión hasta cubrir el hueco del neumático.

Cuando acabes, sigue pasando la cuerda por el resto de agujeros, cambiando la dirección de la cuerda. Pasa la cuerda por arriba y por abajo, alternativamente, de la cuerda que pusiste antes, formando la estructura trenzada de cuerda. Asegura con un nudo en el último agujero.

 

¡Listo! ¿Qué te parece el resultado? Para tener un asiento molón no hace falta rascarse el bolsillo 😉

Deja un comentario