VEM2018, una feria de ver, tocar y… conducir

Durante tres días la plaza de Colón de Madrid fue un gran escaparate de la movilidad eléctrica. Más aún, ha sido un espacio en el que no sólo se podía mirar, sino también tocar, probar y usar. Era la cuarta edición de VEM, Vehículos Eléctricos Madrid, en la que han estado presentes todo tipo de vehículos que se mueven con energía eléctrica y sin emisiones: coches, motos, furgonetas, etc., así como los servicios asociados a la movilidad eléctrica.

Pero VEM no es un evento para hacer ventas. Esta es una feria «demostrativa, para que los usuarios puedan probar los vehículos en entorno urbano. Los fabricantes de coches, motos, furgonetas, bicicletas, etc., los muestran y los ponen a disposición de los usuarios para que los prueben», explica Arturo Pérez de Lucía, director gerente de AEDIVE (Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico), entidad impulsora del evento organizado junto con el Ayuntamiento de Madrid y la colaboración del portal de noticias www.movilidadelectrica.com

Pérez de Lucía sabe bien que «uno de los mayores problemas que tiene la movilidad eléctrica es que la gente le tiene miedo, prejuicios: que si no corren o no tienen prestaciones…», pero, también, su experiencia le dice que «cuando la gente se monta en un coche así y lo prueba le cambia la perspectiva por completo. Por eso ése es realmente el objetivo de este evento: que se puedan conducir». Y la edición de este año no ha podido ser más exitosa en ese sentido: «se han hecho más de 1500 pruebas de todo tipo de vehículos durante los tres días que ha durado el evento. Con la ventaja añadida de que todos esos conductores circulaban por la ciudad, en entorno urbano, no en un circuito sin circulación normal alrededor». De ahí situar la feria en pleno centro de Madrid, «porque queremos llevar el concepto de la movilidad eléctrica a la gente. Conduciendo por las calles se acomodan enseguida, se da un cuenta realmente de cómo funciona el vehículo y les acerca a la realidad diaria el uso del vehículo eléctrico».

«Aunque, añade Pérez de Lucía, es cierto que en Madrid es cada vez menos problemático y más fácil probar coches y motos eléctricos, porque hay cinco moto sharings eléctricos y otros tantos car sharings. De hecho, ya hay más de 300.000 usuarios de vehículo eléctrico en Madrid. Pero estos eventos siguen siendo importantes porque se presenta toda junta la oferta de movilidad eléctrica que existe y la gente puede ver que hay una realidad que es la movilidad eléctrica y que es posible. El principal objetivo»

Nissan Leaf

De hecho, VEM2018 ha reunido a más de 60 expositores y, tanto en coches como en motos, allí se han dado cita prácticamente todos los que se pueden adquirir en el mercado. Incluidas las novedades en vehículos y en servicios. «Las marcas han puesto allí lo mejor de su oferta, algunos han tenido especial éxito de visitas. Por ejemplo, ha estado Tesla, que donde va siempre genera expectación; y también el nuevo I-PACE de Jaguar Land Rover, porque un coche nuevo siempre atrae aunque este no se podía probar. El nuevo Smart, ha sido muy visitado igualmente. Y el nuevo Nissan Leaf, que ha hecho en la feria la entrega de su vehículo número 100.000 en Europa a su propietaria». Además se presentaban el Wible, «el car sharing de Kia que también va a empezar a funcionar en Madrid».

Land Rover I-Pace

Las motos eléctricas también generan mucho interés del público, como «el nuevo moto sharing COUP, que se había presentado el 30 de mayo, el 31 estuvieron en nuestro foro y el 1 de junio ya estaban allí exponiendo. Es un servicio con unas motos supereficientes que impulsa nuestro socio Bosch y que ya está funcionando en otras ciudades europeas. También estaban fabricantes españoles, como Torrot que con su velocípedo es que lo peta, además es  tecnología española».

Junto a los servicios de movilidad, en VEM2018 se han dado cita fabricantes de puntos de carga y gestores de estos servicios. Incluso, «estaba como expositor el propietario del aparcamiento de la plaza de Colón, que ha puesto 21 plazas para vehículo eléctrico, con 10 puntos de carga de momento, con la idea de ampliar. Esto es muy importante porque el parque de vehículos en España es de 30 millones, pero solo un tercio dispone de aparcamiento propio. Del resto, -continua Perez de Lucía-, quien se quiera comprar un vehículo eléctrico, la realidad es necesita un punto de carga y si no tiene aparcamiento propio lo tiene que solucionar esto de alguna manera.

Por eso, los aparcamientos rotatorios están apostando por tener puntos de carga y llegar a acuerdos con los usuarios, que puedan dejar el coche ahí por las noches con una tarifa especial y cargándolo. Es una posible solución, que, además, abre un área de negocio nueva e interesantísima para los aparcamientos, que podrán optimizar un espacio que por la noche suelen estar vacío».

A todo ello se ha sumado que «el ayuntamiento de Madrid presentó el Plan A de Calidad del Aire, que va a restringir mucho el tráfico de vehículos contaminantes, y eso hace que el público se anime más a conocer qué otras opciones hay con los vehículos ecoeficientes y limpios».

El balance para la organización, por tanto, no puede ser más positivo, «la asistencia fue magnífica, no nos cabía ni un expositor más y de gente fenomenal», concluye Pérez de Lucía clara, y lógicamente, satisfecho.

Deja un comentario