“Nuestras zapatillas son basura y estamos orgullosos de eso”

Zapatillas con materiales reciclados Xinca

Haciendo bueno el dicho de que la mejor forma de predecir el futuro es crearlo, a lo largo de estos últimos dos años hemos querido compartir con vosotros en este blog el trabajo de algunas marcas de moda que promueven un cambio social y ambiental a través del reciclaje. Ecoalf, El Naturalista, Nukak o AlleyCat son una buena muestra de cómo en España la basura se puede convertir en una oportunidad para todos, sin renunciar a la calidad ni a las tendencias de la moda.

Pero ejemplos de marcas de ropa comprometidas con la sociedad y el medio ambiente hay en todo el mundo. Hoy traemos a esta sección el proyecto de Xinca, una empresa nacida en Argentina en 2013 que fabrica zapatillas y productos de calidad a partir de residuos, trabajando con los que tienen menos oportunidades: personas privadas de libertad, organizaciones sociales y talleres de integración laboral.

“Nuestras zapatillas son basura y estamos orgullosos de eso”, asegura la marca en su lema. La base de las zapatillas está hecha con suela de caucho reciclado e incorpora ropa usada y residuos textiles. Su apuesta por la economía circular y por la integración social les ha granjeado una merecida fama en todo el país. Han ganado concursos, obtenido premios, recibido el aplauso de revistas de negocio y programas de televisión. Hasta el presidente de la nación, Mauricio Macri, ha elogiado a esta empresa de marcado carácter social y ambiental en su cuenta en Facebook: “Xinca es un proyecto de emprendimiento de tres amigos mendocinos que fabrican zapatos con la mayor cantidad de residuos posibles. El modelo que me han mandado está hecho con sobrantes de la fabricación de neumáticos y otros que ya no se usan, y es ¡francamente bueno!”, comentaba el presidente en la red social.

Xinca fabrica distintos tipos de calzado con materiales recicladosXinca comienza ahora un proceso de expansión en Latinoamérica con la apertura de tiendas en Chile y Uruguay. “Los premios y los reconocimientos ayudan a que la gente te conozca, pero nuestro proyecto también es exitoso porque ha servido para inspirar a otros y contagiarles de esta nueva forma de hacer negocio”, cuenta Alejandro Malgor, cofundador de Xinca, quien habla de un nuevo paradigma donde los jóvenes tienen otra conciencia ecológica. “Ojalá cada vez haya más argentinos en las calles con nuestras zapatillas”, desea fervientemente Alejandro Malgor.

Hasta el momento, la marca de zapatillas ha reciclado 20.000 kilogramos de neumáticos y 2.500 más de residuos textiles que de otra forma hubiesen acabado en la basura. “Somos conscientes de que no estamos solucionando el problema de los neumáticos usados en el mundo, pero estamos aportando nuestro granito de arena”, asegura orgulloso Malgor.

El nombre de Xinca hace referencia a una lengua indígena de América Central que se encuentra en vías de extinción. “Nuestra idea era crear cierto paralelismo entre la lengua Xinca y nuestra marca para que cada vez más gente empiece a hablar el idioma del reciclaje, la sostenibilidad o el comercio justo”, indica Malgor.

Las zapatillas de Xinca están disponibles en puntos de venta repartidos por toda Argentina (Buenos Aires, Mendoza, San Juan y Jujuy) y en su página web 

One Comments

  • Susana 25 enero, 2018 Reply

    Qué proyecto tan interesante y que bien contada. Ojalá triunfen.

Deja un comentario