Medio Ambiente

5 maneras de conectar con la Naturaleza durante la cuarentena

Mucho han cambiado las cosas en este último mes. Las medidas preventivas destinadas a ‘aplanar la curva’ o frenar la propagación del coronavirus han detenido la vida diaria de cientos de millones de personas en todo el mundo a lo largo del mes de marzo.

Un tercio de la población mundial vive actualmente bajo algún tipo de confinamiento, y el largo encierro empieza a hacer mella en el estado anímico y mental de muchas personas. Aprovechando que el 22 de abril se celebra el Día Mundial de la Tierra, queremos rendir homenaje a nuestro planeta y proponer unas cuantas maneras de conectar con la naturaleza sin salir de casa. Actividades, todas ellas, relajantes, productivas y saludables que nos acercan a la Madre Tierra.

Jardinería contra el estrés

Una de las formas más efectivas para aliviar el estrés durante estos días de cautiverio es el cuidado de las plantas. Existen numerosos estudios que relacionan la actividad física de la jardinería con la disminución de los niveles de cortisol salival, uno de los principales indicadores del estrés tanto en adultos como en niños. Está demostrado que al sumergirnos en un entorno natural aumenta la relajación y mejora nuestra salud, tal y como nos corrobora Pepe Plana, director de la revista Mi Jardín y del canal YouTube Cuidaplantas: “Durante el confinamiento hay que acercarse a la naturaleza, a la vida, para evitar caer en la taciturnidad e incluso en la depresión”.  

La primavera es un buen momento para conectar con la naturaleza y mostrar nuestras dotes en el arte de la jardinería. “Todos tenemos alguna planta en casa”, asegura Pepe Plana, ya sean flores de temporada, algún rosal o un geranio. “Es el momento de cortarlo a ras de suelo y hacer esquejes” o utilizar el hueso de alguna fruta que tengamos por casa para aprender sobre los secretos de la germinación.

Además, durante el confinamiento hay que tener en cuenta que los centros de jardinería siguen abiertos con servicio a domicilio para traernos alguna planta de huerta que podamos poner en cualquiera rincón del balcón. “Tres o cuatro tomateras nos van a venir muy bien para dar a nuestro huerto urbano mayor esplendor, así como un pimiento, una berenjena o un cebollino”, señala Plana.

Birdwatching desde el balcón de casa

Otra buena manera de conectar con la naturaleza durante las largas horas de espera de la alerta sanitaria es el avistamiento de pájaros. La primavera ha llegado, los días son cada vez más largos y los pájaros cantan para atraer a las hembras o proteger su territorio frente a posibles adversarios. Es temporada alta para los ‘pajareros’ y, pese al confinamiento, un buen momento para la observación de aves. Con unos prismáticos y un trocito de cielo es suficiente para obtener unos resultados sorprendentes en una ciudad mucho más silenciosa de lo habitual.

Las plataformas digitales acompañan todo este movimiento con iniciativas como A ver aves que nos anima a compartir nuestras experiencias a través de las redes sociales (#AvesDesdeCasa), o como la de National Audubon Society que cuenta con un kit digital COVID-19 para ayudarnos a la observación de aves al aire libre (https://www.audubon.org/joy-of-birds). También puedes descargarte la aplicación de Merlin Bird ID donde podrás identificar las aves que ves desde la ventana o el balcón de tu casa. La aplicación te pregunta el tamaño, el color, el comportamiento y la ubicación del ave y te sugiere una posible respuesta. Si quieres potenciar aún más esta experiencia puedes fabricar un comedero de pájaros artesanal y ponerlo en el patio trasero de tu casa a ver qué pasa.

Un paseo por la naturaleza sin moverse del sofá

Para acercar la Naturaleza a los hogares y puedas pasear por el bosque o descubrir nuevas rutas en los espacios naturales más emblemáticos de nuestro territorio, algunas entidades han impulsado iniciativas muy interesantes al menos mientras dure el confinamiento. A través de la plataforma Vivir los parques ( www.aepjp.es/vivir-los-parques), la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos te propone una experiencia digital en 3D para redescubrir los espacios verdes urbanos más significativos en España. El Parque del Retiro en Madrid o el Parque de la Ciudadela en Barcelona, son sólo dos de los más de cincuenta parques de los que puedes disfrutar.

Desde casa también es posible recorrer hasta quince rutas del Parque Nacional de Sierra de Guadarrama (Madrid), hacer una visita virtual y guiada a las Cuevas de Monserrat (Cataluña) para conocer la geología, fauna y flora de la montaña, o caminar entre los árboles a través de una experiencia interactiva que nos propone la plataforma virtual A way to go, en una herramienta tanto para niños como adultos.

Asimismo, los internautas pueden seguir en tiempo real y las 24 horas del día en el hashtag #QuedateEnElNido, la construcción de nidos o la cría de buitres negros, lechuzas y cernícalos, gracias a las cámaras colocadas por la organización conservacionista SEO/BirdLife en un proyecto divulgativo sin precedentes.

Diseño biofílico

Los impulsores del diseño biofílico aseguran que los hogares de la mayoría de las personas no están pensados para conectar con la naturaleza. Y te preguntarás: ¿por qué?, ¿qué es eso del diseño biofílico? Pues es una corriente de la arquitectura que apuesta por reestablecer los vínculos entre la naturaleza y el ser humano a través de la inclusión de plantas o elementos naturales que nos evoquen a ella mediante formas, texturas o colores.

Sus creadores parten de la premisa de que la naturaleza nos hace sentir bien y, por eso, elegimos destinos de playa o montaña durante nuestras vacaciones, o nos imaginamos rodeados de agua, árboles y naturaleza cuando alguien nos pide que cerremos los ojos y pensemos en un sitio donde nos sintamos cómodos y relajados. Puedes comenzar por incorporar pequeños cambios en el interior de tu vivienda, incorporando la presencia de plantas y agua (quizás con una pequeña fuente) a tus estancias favoritas, o empleando materiales naturales como la madera, la lana, el cuero o la piedra, por ejemplo.

También puedes integrar objetos o imágenes que evoquen la naturaleza (palos de madera, piñas decorativas..), situar tu mesa de trabajo junto a un ventanal con vistas o simplemente introducir sonidos y olores naturales en una habitación.

Celebrar el Día de la Tierra

Tal día como hoy hace 50 años, 20 millones de norteamericanos, el 10 % de la población de los Estados Unidos en aquel momento, tomaban los parques, las avenidas y los campos universitarios de las principales ciudades de todo el país para protestar por el deterioro ambiental de la Tierra y sus efectos sobre la salud humana. Esta gran manifestación, considerada como el primer movimiento ecologista del mundo moderno, motivó la creación de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y la promulgación de leyes importantes para la protección del aire, el agua y el suelo en Estados Unidos.

Desde entonces cada 22 de abril se conmemora el Día Mundial de la Tierra. Aunque este año no podrá haber festejos al aire libre y nos tengamos que quedar en casa, podemos aprovechar este confinamiento para conectarnos en las redes sociales y generar espacios de análisis y concienciación en los que reflexionar sobre biodiversidad, crisis climática, desarrollo sostenible o políticas ambientales. Se han programado actos conmemorativos en todo el planeta que puedes seguir a través del portal www.earthday.org. En España también se ha programado una campaña ambiental para conmemorar el día de la Madre Tierra desde la web de la Asociación de Ayuda Social, Ecológica y Cultural (Adasec) www.adasec.net

Aseguran los organizadores que el Día de la Tierra “es cada día en cualquier lugar”. En este sentido, te animamos a utilizar YouTube y las plataformas digitales de divulgación ambiental y científica durante la cuarentena. Canales como National Geographic, Nature o la NASA, o los podcast de programas radiofónicos como Diario de un Ecólogo, conquistan nuevos adeptos en estos días con información sobre sostenibilidad o contaminación o curiosidades del mundo animal y del universo.

Tags:

Un comentario

  1. Durante esta cuarentena me he dedicado a mis lindas compañeras, mis plantas y no siento stress ni soledad. Cada mañana cuando me levanto las observo y me regalan una flor o unas hojas nuevas, es la manera como ellas agradecen mis cuidados.
    Están por germinar cinco semillas de durazno y estoy muy emocionada.
    Tengo 76 años y mis hijos que son cuatro tienen sus propios hogares, dos en los EU y dos en Colombia. Nos comunicamos casi a diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *