DIYReciclaje

Actividades con niños que podemos hacer en casa para fomentar su conciencia ecológica

La crisis del coronavirus nos ha obligado a quedarnos en casa. Si tenemos niños los días se nos pueden hacer muy largos a no ser que busquemos actividades interesantes. Este post ofrece propuestas prácticas que pueden valer a los padres y madres desesperados para entretener a los más peques, al tiempo que les enseñan sobre el medio ambiente y su cuidado.

Reducir el uso de los aparatos electrónicos

La tecnología es un gran complemento que proporciona muchas posibilidades de aprendizaje y diversión, pero como todo, su abuso conlleva perniciosas consecuencias. Estando en casa confinados corremos el riesgo de pasar más tiempo del recomendable con la gran variedad de aparatos electrónicos disponibles. Por ello, una de las primeras medidas consiste en dosificar su uso con un máximo de dos horas a lo largo del día, proponiendo diversas tareas diarias planificadas, con actividades como las de este post.

Hacer manualidades ecológicas

Una de las actividades más socorridas con niños en casa es el de las manualidades. En este caso se trata de aprovechar todos los materiales disponibles a nuestro alrededor. Cualquier cosa, con un poco de imaginación, se puede convertir en buenos momentos de diversión, a la vez que se interioriza la importancia de reutilizar. En Internet también se pueden encontrar una gran cantidad de propuestas de manualidades ecológicas, como las de Crianza en Verde, las de Ecología Verde, o las de Mi bebé y yo.

Ver vídeos de educación ambiental

Como decíamos, las tecnologías pueden servir para aprender y divertirse, en este caso, para ofrecer contenidos de educación ambiental dirigidos a los más pequeños de la casa. En Internet se pueden encontrar una gran variedad de contenidos en ese sentido. Tal es el caso del Centro de Recursos de Educación Ambiental de Cantabria (CEDREAC), que ha puesto en marcha en su canal de YouTube unos cuentacuentos ambientales para niños:

Interiorizar las tres erres junto a ellos

El confinamiento por la COVID19 de estos días nos hace estar mucho más tiempo con todos los integrantes de la casa. Es una buena oportunidad para compartir y explicar las buenas prácticas ecológicas que pueden hacerse, y que se resumen en las tres erres. La primera y más importante es Reducir, es decir, consumir lo estrictamente necesario, para evitar la sobreexplotación de la naturaleza y sus consecuencias negativas, como la contaminación o el cambio climático. La segunda en importancia es Reutilizar, aprovechando todos los productos al máximo, arreglándolos, intercambiándolos o dándolos otra utilidad para que duren más. Y la tercera, Reciclar, cuando los productos han llegado al final de su vida útil. Aquí podemos colocar en casa los cubos de reciclaje más comunes, para que los pequeños de la casa participen en su recogida: envases de plástico y aluminio, botellas de vidrio, o el papel y cartón.

Reforzar hábitos ecológicos

Además de las tres erres genéricas, durante estos días en casa podemos reforzar hábitos cotidianos básicos, como desconectar los aparatos eléctricos tras haberlos utilizado, apagar las luces cuando no las necesitamos, cerrar los grifos después de su uso para no malgastar agua, no desperdiciar la comida, etcétera. Y al igual que el resto de las medidas comentadas, lo esencial es que los niños vean que nosotros somos los primeros en hacerlas, ya que somos su modelo a seguir.

Plantar y cuidar una maceta

Cultivar plantas es una actividad que nos acercará a la naturaleza e incluso se puede convertir en una actividad provechosa si se monta un pequeño huerto urbano y se siembra alguna especie comestible. Evidentemente, no todo el mundo dispone de un terreno en su casa, pero sí al menos de una maceta o cualquier recipiente que haga esta función. En la web WikiHow explican paso a paso cómo conseguirlo.

Crear y colocar un comedero para aves urbanas

Desde nuestras casas se pueden ver más aves de las que pensamos: herrerillos, gorriones, mirlos, estorninos, petirrojos… Una actividad que puede no solo consistir en observar a estas especies, sino también en construir para ellas un comedero y colocarlo en alguna ventana, alfeizar o terraza disponible. Además de ofrecernos buenos ratos de observación ornitológica, contribuiremos a naturalizar las ciudades, como explican los expertos de SEO/Birdlife.

Consumir cultura ambiental

Otra buena manera de aprovechar las horas disponibles en casa es disfrutando en familia de las series y documentales sobre el planeta y los animales, como las que proponen en Ecovidrio, o los libros para crear conciencia ecológica en los más pequeños que recomiendan en El Asombrario.

Además de estas propuestas, ¿alguna otra actividad con niños que estéis practicando durante estos días? ¡Compártela con nosotros!

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *