AnimalesBiodiversidadMedio Ambiente

Animales con “mala prensa” que son vitales en los ecosistemas

Murciélagos, lobos, tiburones, cuervos, insectos, reptiles… La “mala prensa” hacia estos animales, una mezcla entre miedo y repulsión, es en muchos casos histórica. Sin embargo, como se cuenta en este post, los beneficios que ofrecen estos seres son muy variados, lo que desbarata dicha zoofobia.

Murciélagos

Asociados a los vampiros chupadores de sangre y a otros mitos ancestrales, los murciélagos han sido desde siempre los típicos animales con mala prensa. Y, por si fuera poco, con la pandemia de la COVID-19 se les ha culpabilizado como los causantes de la enfermedad.

Sin embargo, los científicos recuerdan que los murciélagos no son los culpables de la pandemia, sino que el tráfico de vida silvestre y la degradación de ecosistemas contribuyen a incrementar la posibilidad de contacto de los humanos con virus presentes en diversas especies animales. Incluso algunos investigadores consideran que podrían ayudar a combatirla gracias a su inmunidad ante este virus, el SARS-CoV-2.

Además, los murciélagos proporcionan grandes beneficios: Las poco más de 1.400 especies tienen un papel clave para los ecosistemas y la biodiversidad del planeta, ya que son importantes polinizadores, dispersores de semillas y controladores de plagas de insectos.

Lobos

¡Que viene el lobo! Otro animal estigmatizado históricamente y cuya persecución le ha puesto en peligro de extinción. Por ello en España el lobo (Canis lupus) se encuentra protegido en la actualidad.

El lobo contribuye a la restauración ambiental de los ecosistemas favoreciendo la diversidad de especies y las interacciones entre ellas. Su función ecológica estriba en su papel como depredador, promoviendo de manera directa e indirecta la conservación y recuperación de la biodiversidad a través de cascadas tróficas.

Tiburones

La mítica película de Spielberg de 1975 – basada en la novela superventas del escritor Peter Benchley – contribuyó a aumentar a nivel mundial la selacofobia, fobia a los tiburones. Sin embargo, sólo cuatro de las más de 300 especies de tiburón conocidas han causado alguna vez la muerte de personas, y entre 15 y 20 han atacado o herido sin matar a seres humanos. Se calcula que al año suele haber unos 100 ataques de tiburón, de los que 30 resultan fatales. El tiburón toro, y no el gran blanco de la película, es el responsable del mayor número de ataques.

Los tiburones son esenciales para mantener el equilibrio y la biodiversidad de los ecosistemas oceánicos, pero se encuentran en grave peligro. En realidad, los seres humanos somos los peligrosos “tiburones”: la sobrepesca o la caza accidental, al quedar atrapados en anzuelos destinados a otras especies, provoca la muerte cada año de millones de tiburones. Un total de 17 especies están en “peligro de extinción”, según la evaluación de la Lista Roja con 58 especies de tiburones y rayas de la organización Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Cuervos

Los cuervos han sido considerados desde la antigüedad como señales de mal augurio, o como los compañeros de brujas y otros diversos seres espectrales, además de su mala fama de ladrones o de comerse los huevos de otras aves.

Sin embargo, la presencia de los cuervos no tiene tantos efectos negativos en las especies de aves que depreda como se creía, y de hecho, se ha demostrado que en algunos casos su presencia produce efectos beneficiosos en el ecosistema, ya que ayuda a mantener en equilibrio el número de aves de otras especies.

Insectos

Los insectos, que representan el 70% de las especies del planeta, se encuentran entre los seres vivos que más animadversión nos provocan. No en vano se conoce como entomofobia la fobia a los insectos, e incluso algunos de ellos tienen nombre propio: la fobia a las abejas y a las arañas se denomina apifobia y aracnofobia, respectivamente.

A pesar de ello, los insectos son importantes por varias razones. Para empezar, son esenciales en muchos ecosistemas, donde realizan funciones básicas, como airear y fertilizar el suelo, polinizar las flores o mantener el equilibrio entre especies. Algunos de ellos tienen además un aprovechamiento económico, como la miel de las abejas o el gusano de seda, y especies muy diversas se utilizan como alimento habitual en muchos países del mundo.

Reptiles

En esta lista de los animales con mala prensa no podían faltar los reptiles, por esa mezcla entre miedo y repulsión que provocan. Las que peor fama tienen son las serpientes, hasta el punto de que la fobia asociada a ellas se denomina ofidiofobia.

Al igual que los demás animales citados, los reptiles y anfibios contribuyen a conservar la biodiversidad con su rol de controladores biológicos en el caso de las plagas, jugando un papel destacado en la cadena alimentaria y en la regeneración y conservación de los bosques. Al igual que los insectos, algunas especies de reptiles son muy apreciadas como alimento en varios países del mundo.

¿Serás capaz ahora de ver a estos animales con otros ojos?

Tags:

  1. Creo que es muy interesante destacar la función, y por lo tanto importancia, que todas las especies tienen en el mantenimiento del balance ecológico. Sin embargo, me gustaría aclarar que los arácnidos no son insectos, sino que quelicerados.

    1. Muchas gracias por tu comentario y por la aclaración, Marta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *