DIY

Cómo hacer un asiento con almacenaje

Ve buscando un rincón en el salón de casa para poner este creativo asiento hecho con un neumático reciclado. Gracias a su tapa abatible, te servirá como asiento y para conseguir un poco de almacenamiento extra. ¡El proceso es muy sencillo!

MATERIALES: Neumático reciclado, madera, tela, espuma, pintura plástica, patas de madera, tornillos de métrica, tuercas.

HERRAMIENTAS: Sierra de calar, taladro, tijeras, cepillo, taco de lija, llave inglesa, lápiz, paletina, grapadora manual, flexómetro.

Paso 1: Limpiar el neumático

Empieza limpiando el neumático a fondo para eliminar cualquier posible de polvo o grasa que pueda tener. Para hacerlo, utiliza un cepillo de cerdas duras y frota con fuerza toda la superficie de la rueda. Después, usa un estropajo con agua y un poco de jabón y deja que la goma se seque. 

¡Ojo! Este paso es fundamental si quieres garantizar un buen resultado. 

Paso 2: Crear dos piezas circulares de madera

Es el momento de crear la base y el asiento del puff. Con el neumático tumbado sobre la mesa, mide la distancia que hay de un extremo a otro y dibuja una circunferencia con ese diámetro en un tablero de madera. 

Puedes utilizar un listón a modo de compás. Atorníllalo ligeramente a la madera y hazle un agujero a una distancia desde el tornillo equivalente al radio de la circunferencia que quieres crear. Pasa un lápiz por ese agujero y gira el listón sobre sí mismo, trazando la línea del círculo. ¡Listo!

Corta con una sierra de calar y usa esa pieza a modo de plantilla para crear una igual.

Paso 3: Pintar la rueda y la base de madera

Decora la superficie del neumático del color que quieras. Puedes utilizar pintura plástica, como en este caso, pintura en espray o una pintura al agua con buen poder de cubrición. Según el producto que utilices, quizás necesites aplicar una imprimación previa.

Pinta también una de las dos piezas circulares de madera, que actuará como base. La segunda no hace falta que la decores, ya que irá tapizada. Cuando acabes, deja secar.

Paso 4: Atornillar la base al neumático

Cuando la pintura esté seca, coloca el neumático tumbado sobre tu superficie de trabajo y pon la base de madera encima. Con un taladro, crea cuatro agujeros equidistantes, atravesando la madera y la goma, para poder unir ambas piezas mediante tornillos de métrica y tuercas. Utiliza una broca de un diámetro similar al de los tornillos que tengas.

Cuando hayas hecho los agujeros, introduce los tornillos y asegura la unión colocando las tuercas por el interior de la rueda.

Paso 5: Fijar las patas a la base

Turno para las patas, que te servirán para aumentar la altura del asiento. Marca cuatro puntos equidistantes en la base de madera y haz agujeros con la ayuda de un taladro – la broca que utilices dependerá de el tornillo de las patas -. Cuando los tengas, enrosca las patas y asegura con tuercas por el interior de la rueda.

Si lo de las patas no te convence y prefieres mover este puff de un lado a otro, puedes atornillar unas ruedas a la base de madera.

Paso 6: Tapizar el asiento

Para acabar, tapiza la pieza de madera que hará de asiento con un poco de espuma y una tela que te guste.

Coloca una plancha de espuma encima de tu mesa de trabajo y pon la pieza sobre ella. Con un rotulador, marca una circunferencia concéntrica a la pieza, un poco más grande, y corta con unas tijeras. Después, grapa la espuma a la madera con una grapadora manual. Acto seguido, repite la operación con la tela.

¡Se acabó! ¿Te gusta cómo ha quedado este asiento bajo? ¿Lo pondrías en casa? ¡Manos a la obra!


Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *