fbpx
CochesMovilidad

Luces y sombras de los coches eléctricos

coche eléctrico cargando en un garaje

Hace tan solo un lustro la industria mundial del automóvil se preguntaba cuál sería el ritmo de implantación del coche eléctrico y, con frecuencia, se hacía referencia a que sería antes la gallina o el huevo, los cargadores o los coches,

Pasados esos cinco años, una pandemia, una crisis mundial y una guerra en Europa, (el continente que apuesta por la electrificación y que presenta una normativa de emisiones más estricta) esa duda se ha despejado: han llegado antes los coches que la infraestructura de recarga en vía pública.

Ante eso, nos hacemos la “gran pregunta”: ¿Es el momento de adquirir un coche eléctrico?

¿Es el momento de adquirir un coche eléctrico?

Para contestar esa cuestión es necesario realizar dos análisis, uno de la situación general y otro en la particular de cada uno de nosotros.

Lo importante desde un punto de vista medioambiental es renovar la flota. España tiene uno de los parques más envejecidos de Europa y cada año va a peor. Por lo tanto, la prioridad es sustituir los coches viejos por otros nuevos o de menos de cinco años independientemente de cuál sea el tipo de propulsión que utilice, gasolina, diésel o eléctrico.

Pero esto, debe hacerse con una clara visión, ya establecida por la legislación, orientada a la descarbonización del parque y la electrificación del transporte a medio plazo.

Con esta visión a medio plazo vamos a intentar despejar las dudas que hoy nos surgen a la hora de elegir un coche eléctrico en este momento.

El primer consejo antes de empezar es que no adquieras un vehículo eléctrico sin probarlo. Por ejemplo, si tienes la posibilidad utiliza un servicio de carsharing y si no te encuentras muy seguro con el cambio elige el renting para disfrutar de tu nuevo vehículo, te dará una mayor tranquilidad a la hora de cambiar a la propulsión eléctrica.

3 ventajas del coche eléctrico

1.- La principal ventaja de un vehículo eléctrico es su cuidado por el medio ambiente. Las emisiones de cualquiera de estos modelos desaparecen completamente mientras se conduce y dado que las recargas ahora pueden realizarse con energía limpia podríamos decir que desaparecen totalmente en su ciclo de uso.

Asociada a esta circunstancia está la obtención de la etiqueta cero de la DGT, lo que nos proporciona ventajas como:

  • La posibilidad de acogerse a planes de ayuda a la compra como el Moves III.
  • La exención total del impuesto de matriculación.
  • Reducción o exención del impuesto de circulación, dependiendo del municipio.
  • Acceso a las zonas (ZBE) de bajas emisiones de las ciudades de más de 50.000 habitantes. Casi 150 municipios contarán con estas zonas en enero de 2023.
  • Exenciones en las zonas de aparcamiento regulado, llegando a la gratuidad en ciudades como Madrid.
  • Peajes gratuitos en algunos puntos, principalmente de acceso a las ciudades.
  • Acceso a los carriles de alta ocupación con un solo ocupante en el vehículo.

2.- El precio de la recarga, incluso pública, es más bajo que el del repostaje de combustible. Esto se incrementa sensiblemente si cargamos en casa con la llamada carga vinculada y en horario nocturno.

3.- El mantenimiento de un coche eléctrico es más barato que el de uno de combustión, tiene menos componentes y muchos de ellos sufren un menor desgaste.

Lo que queda por mejorar en el coche eléctrico

El precio de compra es el mayor hándicap de este tipo de vehículos, aunque el incremento de precio inicial se ve amortizado con menos coste de uso. Si queremos salvar un poco ese problema, una alternativa elegir el renting en vez de la adquisición.

Por otra parte, en la cada vez más amplia oferta de modelos, todavía quedan cosas por mejorar:

1.- La escasa autonomía. Aunque crece rápidamente cada nueva generación aún se lanzan al mercado coches con escasa autonomía. Aunque hay otros, sin recurrir a marcas de lujo, que ya alcanzan los 600 kilómetros.

2.- Carga vinculada. Si quieres obtener la máxima rentabilidad y eliminar el estrés que puede producirte el pensar que te quedas sin batería es necesario instalar un cargador en tu casa o garaje y eso no siempre es posible, especialmente en el centro de las ciudades.

3.- Escasa red de carga. En los últimos ejercicios crece exponencialmente pero aún la red de recarga publica en ciudades y carretera resulta escasa y en muchos casos costosa, lo que obliga a una previa planificación de los desplazamientos.

4.- Tiempos de recarga. Hoy en día existen pocos puntos de recarga rápida en nuestras carreteras por lo que recargar nuestro vehículo puede ocasionar una parada mas larga de lo que nos gustaría en un viaje.

5.- Escasez de talleres. Cuando hablamos de coche eléctrico y de mantenimiento, prácticamente lo hacemos de servicio oficial, ya que muchos de los talleres independientes todavía no están preparados para realizar ciertas intervenciones en nuestro vehículo.

A pesar de todo ello y como usuario de coche eléctrico desde hace más de una década os puedo decir que si se disfruta con la conducción, aunque de otra manera, y que sin duda las ventajas son mayores que los inconvenientes y con los años estos cada vez son menores.

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *