fbpx
Moda sostenible

El impacto social en la industria de la moda sostenible

Actualmente, nos encontramos en un momento en el que somos cada vez más conscientes del impacto ambiental y social que supone nuestro estilo de consumo en lo que a moda se refiere. La creciente preocupación por el consumo consciente ha llevado a un aumento en la demanda de marcas de moda que priorizan otras cosas más allá de la rentabilidad, como minimizar su huella ambiental y contribuir positivamente al bienestar social.

El modelo de triple impacto

El modelo de triple impacto, propone que las empresas deben buscar el éxito no solo en términos de ganancias financieras (impacto económico), sino también en términos de impacto ambiental y social. En el contexto de la moda sostenible, esto significa que las marcas deben considerar no solo la rentabilidad de sus operaciones, sino también su impacto en el medio ambiente y en las comunidades en las que operan.

Las marcas de moda sostenible centradas en el impacto social adoptan una variedad de enfoques para asegurar que sus prácticas comerciales beneficien a las personas y comunidades involucradas en su cadena de suministro:

Condiciones laborales justas: cada vez son más las marcas de moda sostenible que se comprometen a garantizar condiciones laborales seguras y justas para los trabajadores en todas las etapas de la cadena de suministro. Esto puede incluir el pago de salarios dignos, la prohibición del trabajo infantil y la promoción de la igualdad de género en el lugar de trabajo. En este sentido, la marca Attire The Studio desglosa la información de los márgenes de cada una de sus prendas, mostrando así que efectivamente los trabajadores que confeccionan las prendas desde las fábricas, ubicadas en Italia y Portugal, trabajan en condiciones dignas.

Empoderamiento de las comunidades locales: Algunas marcas trabajan directamente con comunidades locales, especialmente en países en desarrollo, para crear oportunidades económicas y sociales. Esto puede implicar el apoyo a cooperativas de artesanos locales, la capacitación en habilidades y el acceso a recursos y mercados. Por ejemplo, Hemper trabaja directamente con mujeres de comunidades en riesgo de exclusión social , o la marca americana Able, que cuenta con un 96% de mujeres en su plantilla.

Transparencia y responsabilidad: Las marcas de moda sostenible a menudo son transparentes sobre sus prácticas comerciales y la procedencia de sus productos. Esto permite a los consumidores tomar decisiones informadas y garantiza la trazabilidad de toda la cadena de suministro. La marca Sepiia, publica en su página web la trazabilidad de sus prendas, de manera que se puede ver de dónde proceden las materias primas, dónde se realiza la confección y dónde se almacena.

Relación con la Agenda 2030

Al relacionar estas prácticas con la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, es importante destacar cómo las marcas de moda sostenible contribuyen a objetivos específicos de desarrollo sostenible (ODS). Por ejemplo:

ODS 1: Fin de la pobreza: Al proporcionar empleo digno y oportunidades económicas en comunidades desfavorecidas, las marcas de moda sostenible pueden contribuir a reducir la pobreza y la desigualdad.

ODS 8: Trabajo decente y crecimiento económico: Al garantizar condiciones laborales justas y apoyar a los trabajadores en su cadena de suministro, estas marcas promueven el trabajo decente y el crecimiento económico inclusivo.

ODS 12: Producción y consumo responsables: priorizando la sostenibilidad ambiental y social en sus procesos de producción y operaciones del día a día, las marcas de moda sostenible ayudan a promover patrones de consumo más responsables.

ODS 13: Acción por el clima: con la reducción de la huella ambiental y la adopción de prácticas de producción más sostenibles, estas marcas contribuyen a mitigar el cambio climático y proteger el medio ambiente.

Las marcas de moda sostenible centradas en el impacto social no sólo están cambiando la forma en que se hace la moda, sino que también están liderando el camino hacia un futuro más justo, equitativo y responsable. Además, al adoptar el modelo de triple impacto y actuar en línea a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, estas marcas están demostrando que la moda puede ser una fuerza para el bien en el mundo mucho más allá de lo medioambiental.

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *