fbpx
CuriosidadesPlásticosReciclaje

¿Sabes reciclar? Los 10 errores más comunes

El reciclaje goza de buena salud. No hay duda. Sin embargo, hay una serie de productos que año tras año acaban en el contenedor equivocado. Son los denominados impropios, que provocan ineficiencias en el sistema, sobrecargas en el servicio de recogida, dificultan el tratamiento de residuos  y, además, suponen una pérdida de materiales reciclables que se podrían haber recuperado si se hubiesen depositado en el contenedor adecuado.

Separar los residuos para reciclarlos es el hábito medioambiental más extendido en nuestro país. En 2020, los españoles recuperamos 1,5 millones de toneladas de envases domésticos, una cantidad de plástico, brik, metal, papel o cartón equivalente al peso de 304 Titanics y muy similar a la de ejercicios anteriores, pese a ser un año marcado por la pandemia Covid-19.

Los impropios más frecuentes en España

“Es habitual que pensemos que todos aquellos objetos que están fabricados con plástico, y que ya no son útiles para nosotros, van al contenedor amarillo, pero esto no es así”, señala Ecoembes, la organización sin ánimo de lucro que se dedica a la recuperación de envases en toda España. “En el contenedor amarillo sólo debemos depositar los envases de plástico, latas y briks”.

No obstante, la gran cantidad de productos utilizados en la vida cotidiana provoca dudas sobre su reciclaje. ¿Qué hago con el envoltorio de un caramelo? ¿A qué contenedor tiro una servilleta de cocina? ¿Y el papel de aluminio o las cápsulas de café? ¿Dónde echo una maceta de plástico o la caja de un medicamento? Son algunas de las preguntas que se hacen los ciudadanos a la hora de tirar un residuo al contenedor azul o al amarillo.

Hemos preguntado a AIR-e, el asistente inteligente del reciclaje de Ecoembes, un chatbot muy resuelto que lleva más de dos años dando respuesta a las dudas de los ciudadanos en materia de reciclaje. Y no solo funciona a través del reconocimiento de voz y texto del usuario, sino también es capaz de reconocer, mediante fotografías, el tipo de residuo sobre el que el usuario tenga dudas. Te recomendamos que le preguntes cuando tengas alguna consulta: ¿esto va al contenedor azul o al amarillo?

1-El brik de leche o de zumo

Aunque a algunos les pueda llegar a extrañar, uno de los impropios que más se encuentran en las plantas de reciclaje de papel y cartón son los briks de leche o de zumo. Pensamos que es cartón y, por tanto, lo depositamos en el contenedor azul, pero no es así, asegura el asistente inteligente de Ecoembes. “El brik siempre va al contenedor amarillo ya que está compuesto de cartón, plástico y aluminio”.

2-Servilletas de cocina

Otro de los impropios que se encuentran diariamente en el contenedor azul son las servilletas de un solo uso o el papel de cocina multiusos. El chatbot de Ecoembes nos confirma: “efectivamente, no importa los sucias que puedan estar, las servilletas de papel debes tirarlas siempre al cubo de basura orgánica para que se puedan tratar correctamente”.

3-Vasos de papel y envoltorios de hamburgueserías y cafeterías

Pasa algo parecido con el cartón: se puede reciclar en el contenedor azul siempre que esté libre de restos. “Esto es fundamental porque si no ya no podremos reciclarlo”, nos responde AIR-e.

4-Papel plastificado utilizado en carnicerías y pescaderías

En muchas ocasiones nos encontramos con envases mixtos de papel y plástico que no sabemos donde tirar. El bot de Ecoembes nos sugiere una pregunta: ¿cuál es el material mayoritario?. Si es más plástico que papel debe ir al contenedor amarillo, si no, al contenedor azul. En el caso concreto del papel plastificado de carnicerías y pescaderías hay que depositarlo en el contenedor azul y si tiene restos de alimentos, al gris.

5-Macetas y cubos de plástico

En el reciclaje no es todo blanco o negro. Los cubos de plástico, como los de la playa, son elementos que podemos reutilizar en casa como recipientes, pero una vez que se rompen o queremos renovarlos, debemos depositarlos en el contenedor resto. Las macetas de plástico, por el contrario, “al contenedor amarillo”.

6-Papel de aluminio

“Esta me la sé muy bien”, responde con sentido del humor el asistente inteligente del reciclaje, el papel de aluminio, conocido popularmente como papel plata, va al contenedor amarillo. Algo similar sucede con los envoltorios de aluminio de la mantequilla, la margarina o la tapa de los quesos de untar.

7-Cajas y plásticos de medicamentos

Las cajas de plástico generalmente van al contenedor amarillo, pero hay algunas excepciones como las cajas de CD, DVD que deben ir al contenedor gris (basura normal) o las cajas de cartón y los envases de plástico (blísteres y botes) de los medicamentos que deben depositarse en el punto SIGRE de las farmacias.

8-Utensilios de cocina

Como norma general, todos los envases metálicos que queden libres de restos: cajas metálicas de bombones y pastas, latas de conservas, latas de bebida y los envases metálicos de nata montada, aerosoles vacíos o tubos de pasta de dientes se pueden tirar al contenedor amarillo. Pero, ojo, ¡cuidado con los utensilios de cocina!. Las cosas de menaje, como sartenes, cubiertos, espátulas, escurridores…, que con el paso del tiempo y el uso dejan de ser útiles, no van al contenedor amarillo, hay que llevarlas a un punto limpio para que se gestionen correctamente.

9-Cápsulas de café de aluminio

“Esta es difícil”, reconoce el asesor electrónico de Ecoembes, con el que empezamos a tener cierto grado de confianza. La mayoría de cápsulas de café han de ir al contenedor gris (basura normal) o bien a alguno de los canales específicos organizados por el fabricante (puntos limpios, tiendas, etc.), pero las cápsulas de aluminio que se limpian y se quedan vacías después de usarse (sin restos de café dentro) se pueden echar al contenedor amarillo.

10-Bombillas, espejos y vasos de cristal

En los contenedores verdes es donde se encuentra una menor cantidad de impropios. La recogida de residuos de envases de vidrio cuenta solamente con un dos por ciento de materiales que no deberían estar ahí: bombillas, espejos, envases de medicamentos, vasos, etc. Lo importante es tener claro que el vidrio y el cristal, ¡ni junto ni revuelto!. Ambos materiales tienen una composición diferente, así que deben depositarse en contenedores distintos.

Ah, y no caigas en el error de tirar las tapas y los tapones de las botellas de vidrio en el contenedor verde. Los tapones de corcho natural van al contenedor gris (basura normal), mientras que los tapones de corcho sintético, chapas de botella o tapones de plástico, al amarillo.

Un último apunte, los envoltorios pequeños de caramelos, chicles, bombones…, con o sin azúcar, al cubo amarillo.

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *