fbpx
Medio Ambiente

Cinco mitos ambientales que creías que eran ciertos

Hoy nos hemos propuesto derribar algunos de los mitos que circulan sobre medio ambiente. Seguro que alguno te sonará, algún otro lo habrás escuchado y otros creías, incluso, que eran ciertos. Aquí te los explicamos y te damos argumentos para rebatir a cuñaos.

Para qué reciclar si todo se acaba juntando

Es uno de los mitos más extendidos. Y como buen mito, es falso. A día de hoy en la mayoría de ciudades y pueblos de España se recogen de forma selectiva tanto papel y cartón, vidrio, envases ligeros, fracción resto y, de cada vez en más localidades, materia orgánica (restos de carne, pescado, fruta y verdura, entre otros). Estos residuos se recogen de forma separada, no solo porque supone una obligación legal para las Administraciones Públicas, sino porque, además, suponen un ingreso para las arcas municipales. Su gestión separada, además, supone un ahorro para el medio ambiente y la no necesidad de extraer materias primas de la naturaleza al apostar por la economía circular. Por lo que no, lo que separas en casa y depositas en el contenedor correspondiente se acaba reciclando

El producto reciclado es más caro

Es otra de las falacias que acompañan al reciclaje. Los productos reciclados utilizan, en mayor o menor medida, materias primas procedentes del reciclaje y no de la naturaleza. Por ejemplo, la obtención de nuevas latas de aluminio a partir de otras latas de bebida. El reciclado de estos residuos forma parte de la denominada economía circular y permite reutilizar un residuo que antes terminaba en el vertedero en la incineradora. Su reintroducción permite disponer de una materia prima más a mano que otra que tiene que venir de otro continente. Por lo que el producto reciclado es, en muchas ocasiones, incluso más barato. Curioso, ¿no?

Los neumáticos en desuso terminan en el vertedero 

Todo el mundo que tiene coche tarde o temprano lo tendrá que hacer: cambiar los neumáticos de su vehículo. Todos estos neumáticos que, por sus características, no pueden ser reintroducidos en el mercado, se reaprovechan separando la materia prima, especialmente el caucho, que permite su aplicación en campos de césped artificial, en pistas ecuestres, taludes de carreteras y autopistas, guardarraíles, parques infantiles o pantallas acústicas. Pero las cubiertas de los neumáticos pueden tener una segunda vida más allá de las carreteras, por ejemplo, como suela de zapatos o como cubierta para viviendas. Por lo que cuando vayas caminando, al parque o en coche posiblemente pases por puntos donde el neumático está presente sin que lo sepas

Fijarse solo en el CO2

¿Sabías que existen más gases de efecto invernadero que el dióxido de carbono? El metano (CH4), el óxido nitroso (N2O), el ozono (O3) y el vapor de agua son, junto con el CO2, los principales gases de efecto invernadero. De hecho, algunos de ellos, como el metano, tienen un potencial mucho mayor de contribución al calentamiento global que, por ejemplo, el CO2, aunque tenga mucha menos presencia en los medios y en la sociedad. De hecho, el metano se genera directa o indirectamente por el ganado, en los vertederos y por las aguas residuales, entre otras fuentes. Por ello, el simple hecho de repensar tu dieta reduciendo la ingesta de carne o reciclando tus residuos puede tener un efecto más beneficioso sobre el medio ambiente que coger el transporte público. ¡Como para pensárselo!

Los bosques almacenan mucho CO2

Es bastante habitual que diferentes colectivos apuesten por sembrar árboles y, así, compensar las emisiones de CO2. Sin embargo, los bosques no son los únicos sumideros de carbono del mundo. La posidonia oceánica, por ejemplo, es una planta muy extendida en el mar Mediterráneo y captura ingentes cantidades de carbono. O las turberas y prados. Cierto es que la siembra de árboles permite inculcar a pequeños (y no tan pequeños) el amor y cuidado por el medio ambiente y los valores de cuidarlo. Pero no hay que olvidarse que hay muchos otros ecosistemas que, silenciosamente, capturan lo que nosotros emitimos.

Tags:

Un comentario

  1. Me gusta el sitio,pero yo tenía entendido que los bosques liberan oxígeno…soy asmática y me dicen que respire profundo en los boques…¿no es ciertoooo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *