fbpx
EnergíaEnergías alternativas

¿Qué necesitas saber para instalar paneles solares en casa?

La capacidad fotovoltaica en España no deja de crecer. Después de un año marcado por la subida de la luz y del gas, así como por la incertidumbre de la guerra de Ucrania, la demanda de paneles solares se ha disparado en nuestro país. “Desde la primera semana de septiembre hemos recibido una avalancha de peticiones. No en vano, ya no tenemos ni un solo hueco disponible de aquí hasta navidades”, asegura Luis Villalba, director de Prosolar, una pequeña empresa solar afincada en Madrid que ha visto cómo se superaban hasta las previsiones más optimistas en los últimos meses.

La factura de la luz

Según Eurostat, en España la luz ha subido casi el doble que en la eurozona y el coste de la energía se ha duplicado, aumentando un 114 % en el último trimestre. “Detrás del boom de la energía solar fotovoltaica está el precio: la gente ha visto cómo se ha disparado la factura de la electricidad hasta niveles impensables hace tan solo un año. A mí me han llegado a enviar facturas de 800 euros en viviendas unifamiliares”, confirma Luis Villalba, quien añade: “los precios reales en el mercado libre han llegado a estar en torno a los 40 céntimos kWh que es una barbaridad si lo comparamos con los costes habituales a los que estábamos acostumbrados”.

Comparativa del precio de la luz en Europa. Fuente: Red Eléctrica de España (REE)

Ante este panorama, la energía fotovoltaica se ha convertido en una solución al alcance de todos que permite ahorrar y contribuir al medio ambiente sin tener que reducir nuestro nivel de confort en casa o en el trabajo.  “Invertir en una planta fotovoltaica nos permite contener los precios de la electricidad, sabiendo lo que vamos a pagar en todo momento y cuáles son las expectativas de cara al futuro, sin tener que estar sometidos a los vaivenes y la incertidumbre del mercado eléctrico en la actualidad”, sostiene el gerente de Prosolar, dedicado a proyectos de instalaciones en viviendas unifamiliares y comunidades de vecinos.

Dimensionar adecuadamente la instalación

Para ello, lo primero que debemos hacer es dimensionar bien la instalación fotovoltaica. Antes de instalar placas solares es imprescindible conocer las posibilidades reales de la vivienda: dónde se va a llevar a cabo la instalación, cuál es su orientación, cuál es el consumo energético diario y qué nos va a costar el montaje de los paneles y la instalación eléctrica. Algo que resultará relativamente sencillo si contamos con un instalador autorizado y la participación de los profesionales adecuados: ingenieros, arquitectos, instaladores eléctricos, montadores mecánicos e incluso administrativos para tramitaciones legales.

“Mi consejo es no poner ni más ni menos paneles de los que realmente se van a necesitar. Lo normal es instalar entre 10 y 16 paneles solares de 450W en una vivienda unifamiliar”, indica Luis Villalba.

¿Con o sin baterías?

En este sentido, es importante hablar de dos modalidades de consumo en este momento: el autoconsumo instantáneo o por acumulación. Mientras que el primero se lleva a cabo durante las horas de sol (no necesita baterías), el otro te permite acumular la energía para consumirla fuera de las horas de sol.

“Ahora, con las subvenciones del Gobierno, cada vez hay más gente que solicita instalaciones solares con batería, ya que, si la planta está bien diseñada, pueden llegar a cubrir el 100 % del consumo de energía”, indica Villalba. Las baterías modernas de litio aguantan más porque se pueden llegar a descargar en su totalidad sin sufrir ningún daño y tienen una vida útil de más de 10 años. En contra, el precio, que sigue siendo alto, y la capacidad de carga, que para muchos sigue siendo mejorable.

Ayudas para la instalación de paneles solares

En cuanto a las subvenciones públicas, el Gobierno impulsa la instalación de energía solar fotovoltaica con ayudas que abarcan desde el 15%, para una gran empresa, hasta el 45% para una pyme o un sistema inferior a 10 kW; los particulares pueden beneficiarse del 40%, del 50%, en caso de autoconsumo colectivo, y las administraciones públicas del 70%.

En almacenamiento detrás del contador, las ayudas para empresas varían entre el 45% y el 65%, dependiendo del tamaño, mientras que los particulares, administraciones y tercer sector se benefician de un 70%.

Se trata de uno de los primeros programas de ayudas puestos en marcha en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), y es el primero a gran escala dirigido específicamente a autoconsumo y almacenamiento. Actualmente, las comunidades autónomas son las encargadas de gestionar estas ayudas, y ya están agotando los presupuestos iniciales, así como solicitando ampliaciones con lo que se confirma el interés y el potencial del autoconsumo en nuestro país.

Los ayuntamientos y entidades locales también ofrecen bonificaciones a la instalación de paneles solares que van desde desgravaciones en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles hasta descuentos significativos en la tramitación administrativa de las obras.

Pasos a seguir

Una  vez que sabemos cuál es el consumo energético de la vivienda, cuántos paneles vamos a necesitar, cuál va a ser el coste total de la obra y en cuántos años vamos a amortizarla, ha llegado el momento de poner en marcha el proceso de instalación propiamente dicho. Este proceso comienza con la declaración de obra menor en el área de urbanismo y vivienda del municipio donde se vaya a llevar a cabo la actuación.  “Nosotros lo que hacemos es proveer al propietario de toda la información que le van a pedir: un esquema de la instalación, cómo van a ir montados los paneles, cuántos paneles y cuál es su disposición”, comenta Villalba.

El paso siguiente consiste en instalar los paneles solares con la inclinación y orientación adecuada para aprovechar la energía de manera óptima durante todo el año. Y, el último, la conexión con el inversor y el cuadro eléctrico.

Instalaciones solares en comunidades de propietarios

La instalación de paneles solares en comunidades de vecinos resulta mucho más compleja, ya que hay que poner de acuerdo a las 3/5 partes de los propietarios del edificio. Algo que, como explica Villalba, no resulta nada fácil. “El proceso de decisión suele ser largo y cuando finalmente se aprueba, pueden haber cambiado los precios y hay que volver a empezar de nuevo”.

En el autoconsumo colectivo hay dos opciones: por un lado, hacer una pequeña instalación que cubra los gastos de comunidad de las zonas comunes (ascensores, portales, piscinas, puerta de garaje, etc.); se trata de una actuación relativamente sencilla que no resulta demasiado costosa y tampoco ocupa una superficie significativa en el tejado. Y por otro, la puesta en marcha de una instalación solar de consumo colectivo de la que se podrían beneficiar todos aquellos propietarios interesados.

Esquema extraído de la página web https://guijarrohermanos.es/

En este caso, los vecinos de la comunidad firman un contrato en el que se estipula con claridad qué porcentaje de energía corresponderá a cada propietario cuando la instalación esté operativa, y en función de eso se paga la obra y los paneles solares. Los propietarios que no quieran contribuir a la instalación se quedarían fuera del acuerdo. Esta opción incluye un contador adicional que permite medir todo lo que se vierte a la red, para que la compañía pueda compensar a cada participante por la energía generada.

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *