PlásticosResiduosSostenibilidad

Ni un paso atrás en la guerra contra los plásticos desechables

La llegada del Covid-19 ha supuesto un retroceso en la eliminación de plásticos de un solo uso. Tal y como ponen de manifiesto las principales organizaciones de conservación de la naturaleza a lo largo de estos últimos meses, la crisis del coronavirus ha introducido en el mercado una gran cantidad de plásticos desechables en sectores relacionados con la salud, la alimentación y el embalaje. “Durante la pandemia se ha producido un incremento alarmante del uso de plástico, desde el sobreenvasado de productos a mascarillas pasando por un exceso de guantes de usar y tirar; pese a que la propia Organización Mundial de la Salud considera el lavado de manos o el empleo de geles hidroalcohólicos mucho más eficaces que los guantes”, señala Enrique Segovia, director de Conservación de WWF España.

Un dato nos ayuda a entender las dimensiones de esta nueva crisis del plástico. La Universidad de Turín ha llevado a cabo un estudio en el que calcula la cantidad de guantes y mascarillas necesarias para cubrir la demanda de Italia en un solo mes. Las cifras son escalofriantes. Actualmente los italianos consumen alrededor de mil millones de pares de guantes y 500 millones de mascarillas al mes. “Es una locura”, asegura Enrique Segovia.

Campaña Recoge el Guante de WWF

Ahora, campañas como Recoge el guante de WWF nos recuerdan la importancia de seguir trabajando para frenar la invasión de plásticos en mares y espacios naturales. “El plástico es uno de los problemas ambientales que ha tenido mayor visibilidad durante el último lustro, con millones de toneladas de desechos de plástico alcanzando nuestros océanos cada año. La sociedad en su conjunto ha reaccionado de forma muy rápida a esta amenaza, limitando su uso y planteando incluso la eliminación de una gran cantidad de plásticos innecesarios de un solo uso en una directiva europea que entrará en vigor en julio de 2021”, afirma el director de Conservación de WWF España.

Con la crisis sanitaria del coronavirus se abre un periodo de incertidumbre en la guerra contra el plástico desechable. Los grupos ecologistas denuncian el abuso de plásticos de un solo uso en el envasado de alimentos, mascarillas y guantes, temiendo que el mensaje de que ‘el plástico nos protege’ llegue a calar en la sociedad después de tantos años de lucha contra la contaminación del plástico. “No es verdad —asegura Enrique Segovia—. Eso no es lo que recomienda la OMS ni el Gobierno de España”.

El sobreempaquetado de frutas y verduras y otros productos alimenticios produce en el consumidor una sensación de falsa seguridad. Sin embargo, el nuevo protocolo de actuación del Ministerio de Sanidad sobre el Covid-19 no deja lugar a dudas, revela que el virus puede permanecer activo 8 horas en cobre, 24 horas en el cartón, uno o dos días en superficies de madera, ropa o vidrio y hasta más de cuatro días en plásticos, mascarillas quirúrgicas o acero inoxidable.

Mientras tanto la industria del plástico se defiende reivindicando su labor en la pandemia, siendo la primera en responder a la crisis sanitaria. “Nadie pone en duda la utilidad del plástico en términos generales, pero lo cierto es que el 70 % de todo el plástico que se produce está concebido para convertirse en un residuo. Eso no es sostenible”, recuerda Segovia. No en vano, las estadísticas confirman que cada español consume una media de 238 bolsas de plástico al año, pese a estar solo unos minutos en nuestras manos y tardar más de 500 años en desaparecer.

¿Qué proponen las leyes para frenar el abuso de plástico?

En España, el pasado 2 de junio se presentaba el anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados, una de las grandes apuestas del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, para esta legislatura.

La propuesta del Gobierno, que comenzará en breve su tramitación parlamentaria, plantea la aplicación de una serie de medidas para reducir la producción de plásticos de un solo uso y la contaminación que estos producen especialmente en el mar. Para ello, se pretende prohibir (siempre que sea posible) todo objeto de plástico de un solo uso. Eso incluye cubiertos (tenedores, cuchillos, cucharas, palillos), bastoncillos de algodón (excepto si entran en el ámbito de los productos sanitarios), pajitas, agitadores de bebidas y palitos destinados a sujetar e ir unidos a globos.

También recoge limitaciones a determinados plásticos de un solo uso, restringiendo la introducción en el mercado de alguno de ellos y estableciendo un impuesto para avanzar en la reducción de los envases de plástico no reutilizables. “Hay que reconocer que el anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados es bastante ambicioso. Era uno de los miedos que teníamos: que el gobierno español fuera mucho más laxo y retrasara la entrada en vigor de la directiva europea más allá del 1 de julio de 2021”, destaca el director de Conservación de WWF España, convencido de que la industria del plástico seguirá presionando a los gobiernos en la medida de sus posibilidades.  

Aquí están las fechas clave en la lucha contra los plásticos desechables:

1 de julio 2018: Se prohíbe la entrega gratuita a los consumidores de bolsas de plástico en todos los establecimientos.

1 de enero 2020: Se prohíben definitivamente las bolsas de plástico fragmentable, es decir, bolsas de plástico fabricadas con aditivos que fragmentan el plástico en microplásticos.

1 de enero de 2021: Se prohíbe la entrega de bolsas de plástico ligeras y muy ligeras, excepto si son de plástico compostable.

3 de julio de 2021: Quedará prohibida la introducción en el mercado cubiertos (tenedores, cuchillos, cucharas, palillos), bastoncillos de algodón (excepto si entran en el ámbito de los productos sanitarios), pajitas, agitadores de bebidas y palitos destinados a sujetar e ir unidos a globos. Además, se prohibirá la utilización de microplásticos en la elaboración de geles y cosméticos, así como el fomento del agua de grifo en los establecimientos del sector de la hostelería y la restauración.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *