SostenibilidadTecnología

3 razones por las que debes cambiar tus impresoras (para ayudar al Planeta)

Son tres las razones por las que debes cambiar tus impresoras. No vamos andar con rodeos: por sostenibilidad, por reducir el consumo energético y por disminuir lo que gastas en mantenimiento de los equipos o en consumibles.

Aunque pueda parecer lo contrario las impresoras juegan un rol importante en la digitalización, toda vez que su uso sigue siendo imprescindible. Los analistas llevan décadas anunciando la desaparición del papel pero la realidad les ha dado la espalda. Según datos de ASPAPEL, la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón que reúne a las principales empresas del sector de nuestro país, el consumo en la última década, no solo no ha disminuido sino que ha sufrido ligeros crecimientos. Así en 2011 en nuestro país se consumían 6.202.600 toneladas de papel mientras que en 2019 (último año del que se tienen datos), casi se alcanzan los seis millones y medio.

En lo que se refiere al mundo de la impresión, es cierto que la crisis del coronavirus ha provocado cambios en los hábitos de trabajo y de hecho, la consultora IDC prevé que en 2020 se produzca un descenso en el volumen de páginas impresas de alrededor del 13,7% con respecto a 2019. Pero a pesar de ese descenso, que puede ser puntual, lo cierto es que seguimos imprimiendo páginas.

Y es aquí donde conviene pensar en esos equipos que tenemos en las casas y en las oficinas y a los que no prestamos suficiente atención. Las impresoras siempre han sido secundarias, algo necesario pero que siempre pasan desapercibidas, por lo que ni los directivos de una empresa, ni los usuarios domésticos caen en la cuenta del gasto que conllevan y el impacto medioambiental que supone tener equipos obsoletos. En esa situación se encuentra buena parte de las impresoras que hay desperdigadas por todos los rincones de nuestro país.

La adopción masiva del teletrabajo puede ser una ocasión para poner a estos equipos en el lugar que les corresponde. Por ejemplo, grandes empresas que cuentan con impresoras de gran tamaño para satisfacer las necesidades de impresión de grandes departamentos, ¿qué hacen ahora con esos equipos cuando la mayoría de sus trabajadores se encuentran en sus casas? O en un hogar, que ha visto como con la adopción de la educación a distancia se han incrementado el número de páginas que imprimen los estudiantes, ¿se han planteado el impacto medioambiental que tiene el cambio constante de cartuchos de tinta?

Motivos para cambiar tus impresoras

Tanto en empresas como en hogares se impone un cambio del parque de impresoras por modelos que sean más eficientes, sostenibles y que reduzcan los costes. Los principales fabricantes de impresoras llevan años incorporando medidas que impulsan la sostenibilidad, la reducción de los consumos energéticos y el apoyo a una economía circular, de tal forma que, por ejemplo, cada cartucho de tinta es reciclado de tal forma que pueda volver a ser utilizado. La inversión realizada en I+D para hacer las impresoras cada vez más sostenibles y eficientes ha impregnado los desarrollos de todos los fabricantes.

Entraremos en detalle sobre las ventajas que tiene cambiar tus impresoras aunque parezca que no son tan antiguas: un equipo de hace tan sólo cuatro o cinco años, comparado con uno actual, consume mucha más energía, es menos ecológico y también es más ruidoso. A pesar de que consume más energía su velocidad de impresión es más reducida y la calidad de la impresión también es menor. Por supuesto, los costes por mantenimiento así como el consumo de cartuchos o de tóner son más elevados. En definitiva, son equipos pocos sostenibles y cuyos gastos anuales son mayores que el coste de comprar una máquina nueva.

Es importante cambiar tus impresoras porque las innovaciones que se han presentado en el mundo de la impresión son múltiples y están todas enfocadas hacia la sostenibilidad, la economía circular y la reducción de los consumos. De igual forma que un neumático antiguo y desgastado incrementa los consumos de un automóvil, una impresora antigua aumenta de forma considerable los gastos. Así por ejemplo, los cartuchos de tinta y tóneres láser actuales son de alta capacidad, lo que redunda en que se pueden imprimir más páginas con la misma cantidad de tinta y repercute, además de en el coste, en una menor generación de residuos. Más innovaciones: la impresión a doble cara está disponible en casi la totalidad de impresoras modernas, lo que supone reducir los consumos de papel a la mitad.

Las mayores innovaciones en pro de la sostenibilidad

Pero ha sido en los últimos años cuando se ha producido las mayores innovaciones. La mayoría de impresoras emplean dos tecnologías: inyección de tinta o láser. En ambos casos se han producido mejoras que tienen que ver con los cartuchos o con el tóner. Veamos dos ejemplos.

En lo que se refiere a la inyección de tinta (las impresoras dominantes en las casas) destaca la tecnología EcoTank desarrollada por Epson. En este caso, es una de las mayores innovaciones realizadas en el mundo de la impresión y su característica es que se prescinde de los tradicionales cartuchos de tinta. En su lugar, estas máquinas incorporan unos depósitos de tinta de alta capacidad, que se rellenan mediante botellas cuando ésta se agota. El beneficio es claro: los cartuchos de tinta desaparecen, con lo que se genera un residuo menos que además es altamente contaminante, la impresora consume menos energía y permite la impresión de muchas más páginas. Concretamente, cada botella de tinta hace la función de 72 cartuchos, con el añadido de que el coste de cada una de ellas es cuatro veces más barata que el de un cartucho.

En el campo de la impresión láser es HP la que ha llevado a cabo una de las mayores innovaciones. En este caso, la idea es la misma que la de Epson solo que llevado al tóner de la impresora. De esta forma, la engorrosa tarea de cambiar de tóner, desaparece, ya que lo único que es necesario hacer es rellenar el depósito cada vez que se haya consumido. Al igual que en el caso de la inyección de tinta eliminamos un residuo altamente contaminante, con lo que se favorece la sostenibilidad y por otro lado, permite un mayor número de impresiones, con un consumo energético más reducido y un menor coste en la adquisición de cada una de las cargas.

Finalmente, la amplia mayoría de los fabricantes, emplean materiales obtenidas de fuentes renovables y sostenibles y empiezan a tener una política a la hora de la fabricación de “cero desperdicios y uso responsable de materiales.

En conclusión, esos equipos obsoletos a los que solo prestamos atención cuando se ha acabado la tinta, son responsables de unos gastos excesivos, un ineficiente consumo energético o en generar desechos poco amigables con el medio ambiente. Por eso, cambiar tus impresoras, ya sean de empresa como de tu hogar, te ahorrará costes y permitirá ir hacia un mundo tecnológico más sostenible.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *