fbpx

SIGNUS entra en el Madrid Design Festival: del neumático al altavoz

El Madrid Design Festival ha acogido el proyecto Neomatique de SIGNUS en su edición 2024 en sus espacios de la Institución Libre de Enseñanza (ILE). Una exposición de todo lo que ya da de sí el reciclaje de neumáticos fuera de uso en soluciones creativas de moda, calzado y complementos como pendientes, gafas de sol, broches y bolsos, en mobiliario y decoración…

El Madrid Design Festival ha acogido el proyecto Neomatique de SIGNUS en su edición 2024 en sus espacios de la Institución Libre de Enseñanza (ILE). Una exposición de todo lo que ya da de sí el reciclaje de neumáticos fuera de uso en soluciones creativas de moda, calzado y complementos como pendientes, gafas de sol, broches y bolsos, en mobiliario y decoración… Y –la última gran novedad– hasta un altavoz, concebido por Gianluca Pugliese, diseñador del stand. Hemos estado allí para hablar con Gianluca. Lo podéis visitar de forma gratuita hasta este domingo, 25 de febrero.

Ya en su ciudad natal, Turín, Gianluca era un pionero en la impresión 3D con materiales innovadores. Pero el gran despliegue del estudio lo desarrolló a raíz de venir a España en 2016. En 2018 creó Lowpoly Design Studio , empresa especializada en esa tecnología. Y poco después entró en contacto con SIGNUS para desarrollar juntos ecodiseño a partir del caucho fruto del reciclaje de neumáticos. “Ellos me suministran la materia prima, el polvo de caucho en distintos tamaños, para obtener pellets para impresión 3D”. Y esa fructífera e imaginativa colaboración ha encontrado este año su máxima expresión en el Madrid Design Festival: No solo en el estético altavoz concebido por Lowpoly, sino en el propio diseño del stand, a través de una larga cola-mostrador-expositor (“a semejanza de una onda de sonido”) que une un neumático con un altavoz y sobre la que se muestran los otros objetos diseñados bajo el paraguas de Neomatique, esa plataforma de nuevas vidas para los neumáticos desechados ideada por SIGNUS en colaboración con Slow Fashion Next y su directora, Gema Gómez. Ahí están, aparte de Lowpoly: Jesús Moreno/Yes, Ecoalf. Lucía de Gustín, María Lafuente, mCamposenNegro, Mmartinyca y Ría.

Una vuelta de tuerca más. “Aparte de la estética del conjunto, que la gente no asocie los diseños a partir de neumáticos con algo feo, sino todo lo contrario, me preocupaba también que el diseño del stand no generara ningún residuo. ¿Qué hacer con todo esto? Hemos desarrollado un proyecto para reciclar toda la instalación en unos taburetes con la colaboración del artista Jesús Moreno/Yes”. Sí, es una pirueta más en la circularidad. No solo se da nueva vida a objetos desechados, o sea, los neumáticos fuera de uso; sino que luego esos objetos se re-reciclan, entran en una nueva tercera vida, como elementos de mobiliario. Residuos 0 / 0, podríamos decir.

Impresión con caucho, posos de café, uvas y naranjas

Con el altavoz presentado en la Institución Libre de Enseñanza, Gianluca también quería resaltar su viaje de ida un poco más allá, con nuevos horizontes: Veía que la conversión de ese caucho en objetos como complementos de moda está muy bien, pero su deseo y empeño era aumentar la escala: recuperar mayor cantidad de neumáticos, reciclar más cantidad, y así concibió elementos de mobiliario como lámparas y mesillas, y ahora ha dado un paso más con “soluciones acústicas de última generación”, desde altavoces (que piensa que se fabriquen a medida de cada consumidor) a paneles acústicos. De ahí que el nombre del stand encuentre muchos ecos: Neomatique: The Sound Resonance.

Si le preguntas por la acogida y éxito de la impresión 3D, Gianluca es sincero: está satisfecho con la marcha de su empresa y proyecto, pero cree que es aún una tecnología desconocida, malinterpretada, llena de prejuicios y tópicos por el gran público. “No se conocen todas las posibilidades que ofrece; desde hace años nos hemos quedado en que la impresión 3D sirve para hacer figuritas y juguetitos; y la tecnología da mucho más de sí”.

De hecho, Lowpoly no sólo trabaja con esos pellets de caucho reciclado, sino que también –y siempre dentro de su apuesta por la sostenibilidad, por el diseño en verde–ha desarrollado tecnología para imprimir con diversos tipos de plástico, especialmente bioplásticos, e incluso mezclando restos de comida, como son los posos del café y las pieles de las naranjas y las uvas.

Visita gratuita y extraordinarios compañeros de diseño

Todo esto lo podemos visitar de forma gratuita en el espacio de SIGNUS en la Institución Libre de Enseñanza (paseo General Martínez Campos, 14, metro Iglesia)  de Madrid, hasta este domingo, 25 de febrero, incluido. Toda una fiesta del diseño en la que también podemos recorrer las tendencias sostenibles en el diseño de marcas como MINI (también colaborando con SIGNUS ), el agua mineral Solán de Cabras e IKEA, más los trabajos del alumnado del Instituto Europeo de Diseño (IED), la Escuela de Arquitectura de Navarra, la Universidad Nebrija y la UDIT (Universidad de Diseño, Innovación y Tecnología), así como el grupo de marcas de interiorismo MillerKnoll con especial atención a la sostenibilidad, la colaboración entre la marca textil Gancedo y el colectivo de artistas-diseñadores Tetuán Crea, o las instalaciones del proyecto Tejiendo Redes, con comisariado de Mario Suárez, en el que distintos creadores muestran sus obras desarrolladas desde las periferias. Algunos ejemplos muy interesantes de Tejiendo Redes, según el catálogo del Madrid Design Festival: “La donostiarra Idoia Cuesta trabaja la fusión entre la cestería y lo textil en Outeiro de Rei, Lugo. César Rivas, cuyo taller se localiza cerca de Villanueva de la Vera, Cáceres, halla la inspiración para sus obras de cerámica en medio del campo. Diana Bonet trabaja la cerámica para sus esculturas en instalaciones desde Banyoles, Girona. El proyecto Tejiendo la Calle, de Marina Fernández Ramos, en Valverde de la Vera, Cáceres, desarrolla una iniciativa de cooperación ciudadana en la que personas, en su mayoría mujeres mayores, tejen parasoles reutilizando plásticos”.

Todo un ambiente de jóvenes creadores y atención a la sostenibilidad, a otra manera de concebir y diseñar nuestro día a día, especialmente propicio para lo que quiere contar SIGNUS.

PD: Ya, ya sé que os habréis estado preguntando durante la lectura del artículo que si Low Poly tienen algún significado. Os ahorro la búsqueda en Google. Lo hice y este es el resultado: “Low Poly significa ‘bajo poligonaje’, una expresión que arroja varias ideas sobre lo que puede ofrecer. Se encarga de afrontar diseños con un bajo número de polígonos, es decir, elementos geométricos que tienen pocas caras o vértices, como las esferas, los cilindros o los cubos”. Es decir, llegar a desarrollar procesos complejos a partir de la sencillez. Conseguir más con menos. Ahí lo dejo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *