Cambio climáticoResiduos

Tu basura también emite CO2

Tu basura también emite CO2 y contribuye al cambio climático

No somos conscientes del daño que nuestros residuos hacen al planeta y al clima año tras año. La página web de la Semana Europea para la Reducción de Residuos (EWWR) ha recopilado algunos datos estadísticos sorprendentes sobre los residuos en la UE, que nos ayudan a entender las dimensiones de este problema global de primera magnitud, así como sus múltiples aristas.

Estrecha relación entre residuos y cambio climático

Entre otras cuestiones, la EWWR destaca la estrecha relación entre residuos y cambio climático con un ejemplo tan cotidiano como el de tirar un yogur caducado o un alimento en mal estado al cubo de la basura. Concretamente, nos recuerda que el desperdicio de una tonelada de carne de ternera emite tanto CO2 como un coche a lo largo de 15 años de media; sin entrar en todos los materiales y recursos naturales (agua, pastos o tierras) que han sido necesarios para fabricar esa carne finalmente desaprovechada.

La enorme cantidad de CO2 que cada año emitimos a la atmosfera a través de los residuos sólidos urbanos

Este sencillo ejemplo nos sirve para poner de manifiesto la enorme cantidad de CO2 que cada año emitimos a la atmosfera a través de los residuos sólidos urbanos. El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico estima que el 5 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en España corresponden a los residuos municipales que generamos en los hogares, comercios y pequeñas industrias españolas. Estos residuos depositados en vertederos, se van descomponiendo en condiciones anaerobias generando metano (CH4), CO2 y otros gases que provocan el calentamiento global de la Tierra durante periodos de tiempo superiores a los 20 años.

Desperdiciar una tonelada de carne emite tanto CO2 como un coche en 15 años

Lógicamente, no todos los residuos emiten CO2 ni en las mismas cantidades. Incluso cuando se observan desechos similares, como podría ser el caso de los restos orgánicos, el impacto en el medio ambiente y el clima es muy diferente, varía según la composición y el alimento del que estemos hablando. Un estudio llevado a cabo en seis supermercados en Suecia entre 2010 y 2012 reveló que, aunque la carne representaba solo el 3,5 % del total de residuos en peso, suponía el 29 % de las emisiones totales de CO2 asociadas al desperdicio de alimentos.

Reducir los residuos urbanos es clave para luchar contra el cambio climático

La importancia de este tema es tal que la nueva Comisión Europea presidida por la alemana Ursula Von der Leyen, ha anunciado que el clima, así como la prevención de los residuos y la economía circular, constituirán la pieza central de su mandato con medidas sin precedentes en la historia de la Unión Europea dirigidas a la lucha contra el cambio climático y el consumo sostenible.

La clave para ahorrar 9.300 millones de toneladas de gases de efecto invernadero

El estudio publicado por la Fundación Ellen MacArthur a finales 2019 indica por dónde pueden ir los tiros en los próximos años. Señala que si se consiguiera cambiar el modelo productivo de cinco sectores industriales clave como el acero, el plástico, el aluminio, el cemento y la alimentación, por otro más sostenible basado en la economía circular (recuperar, reutilizar, restaurar y reciclar), el mundo podría ahorrar hasta 9.300 millones de toneladas de gases de efecto invernadero de aquí a 2050, lo que equivale a las emisiones de todas las formas de transporte en la actualidad.

En 2050 deberiamos haber alcanzado las emisiones netas cero

La organización benéfica con sede en el Reino Unido, cuya misión es acelerar la transición hacia una economía circular para abordar los desafíos más importantes del mundo, asegura que “es vital ir más allá del enfoque actual basado en las energías renovables como solución al cambio climático”.

Economía circular para lograr emisiones netas cero en 2050

Como se establece en el documento de la Fundación Ellen MacArthur, a través del uso de energías renovables solo se puede abordar el 55 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. “Para lograr los objetivos climáticos de la ONU, será necesario de abordar el 45% restante”.

El potencial demostrado en estas cinco áreas fundamentales (acero, plástico, aluminio, cemento y alimentos), proporciona un mensaje claro a otras industrias, como la moda, la electrónica y el embalaje, del valor que puede ofrecer la economía circular. El cambio de dieta, las innovaciones emergentes y la captura y almacenamiento de carbono completan esta hoja de ruta para lograr el objetivo de EMISIONES NETAS CERO en 2050.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *