fbpx
ModaSostenibilidad

Últimas tendencias en moda sostenible

Después del efecto devastador que dejó 2020 en nuestro estilo de vida, que nos hizo cuestionarnos nuestra forma de consumir, 2021 se ha consolidado como el año en el que la industria de la moda acelera sus medidas frente al cambio climático.

A pesar de que la sostenibilidad viene siendo un tema de actualidad desde hace años, un informe de la Global Fashion Agenda y McKinsey reveló que las emisiones de la industria de la moda, que ya alcanzan un 10% del total de emisiones de carbono a nivel mundial, ya van por el camino de llegar a 2700 millones de toneladas anuales.

A continuación, descubrirás una serie de tendencias en moda sostenible que están protagonizando este año 2021.

1. Agricultura regenerativa

Dadas las grandes cantidades de CO2 emitidas por la industria de la moda, un número cada vez mayor de marcas, incluyendo Patagonia o The North Face, buscan soluciones naturales para eliminar el carbono de la atmósfera, adoptando prácticas de cultivo regenerativas, un tipo de agricultura que no emplea la labranza, pero emplea una variedad diversa de cultivos para ayudar a devolver los nutrientes a la tierra. De hecho, la diseñadora Mara Hoffman lanzó una línea de prendas llamada Climate Beneficial, producidas con técnicas regenerativas.

2. Positividad climática

El interés creciente hacia la agricultura regenerativa se enmarca dentro del movimiento de positividad climática, que se centra, como su propio nombre indica, en el efecto positivo de la moda en el medio ambiente, en lugar de simplemente limitarse a los efectos negativos de la misma en el planeta.

Los seres humanos cambiamos nuestra conducta por dos tipos de motivos: los cognitivos (lo que conocemos y entendemos), y los emocionales (lo que nos preocupa y nos impacta). El tono informativo de las catástrofes climáticas se enmarca dentro de lo cognitivo, aunque lo emocional sea lo más decisivo para dar el paso hacia el cambio hacia una implementación de medidas de producción y consumo responsables.

Esto explica el hecho de que se haya abusado de imágenes impactantes de los estragos de la crisis climática, así como especialista dando datos de emisiones de carbono, pérdida de diversidad, etc. La saturación de este tipo de mensajes ha terminando creando el cansancio y el desapego hacia todo lo que implica sostenibilidad.

3. Biodiversidad

Con un millón de especies bajo amenaza de extinción, la biodiversidad se convierte en una prioridad este año. La moda juega un papel importante en la pérdida de biodiversidad global, debido al uso de la tierra, deforestación, contaminación del agua y generación de residuos. Grandes gigantes de la industria ya están reaccionando, como el grupo Kering, propietario de Gucci o Stella McCartney, que el pasado año ya reveló una estrategia de biodiversidad, con el objetivo de conseguir con impacto positivo en biodiversidad en el año 2025.

4. Pensamiento circular 

La circularidad, el movimiento que promueve la utilización de recursos una y otra vez, ha llegado para quedarse, y este 2021 está ganando posiciones. Este año, varias marcas han hecho visible innovadoras técnicas de circularidad, como El Ganso, así como iniciativas de la fundación Ellen McArthur, como The Jeans Redesign, con más de 70 empresas participantes, o H&M y su Green Machine, que asegura ser capaz de separar y reciclar poliéster y fibras de algodón a gran escala. Por parte de SIGNUS, contamos con neomatique, que propone dar una segunda vida al neumático con la producción de complementos de esencia artesana con un toque de innovación y vanguardia. Asimismo, marcas como Mmartinyca, Flabelus o María Lafuente apuestan por la utilización del neumático reciclado en sus creaciones.

5. La venta de segunda mano como nuevo modelo de negocio 

Un modelo de negocio que pone a la economía circular en el centro es la venta de ropa de segunda mano, que ha ganado posiciones en los últimos tiempos. Empresas como Vestiaire Collective, Depop, Vinted o Wallapop están ganando cada día más adeptos, eliminando así ciertos estigmas culturales con respecto a la utilización de ropa de segunda mano. Por su parte, tiendas multimarca como Zalando o Farfetch cuentan con secciones de venta de ropa de segunda mano.

6. Materiales biodegradables

Desde el Piñatex al cuero de cactus, la innovación en el terreno de la moda sostenible no deja de buscar (y encontrar) alternativas a los materiales tradicionales, que en su mayoría contienen microplásticos, actúan en contra del bienestar animal, o necesitan consumir muchos recursos para su producción. El siguiente paso a seguir es escalar estos nuevos materiales para que puedan implementarse en producciones en masa. Por ejemplo, The Pangaia anunció reciente una alianza con la empresa Kintra para desarrollar una alternativa al poliéster 100% biodegradable.

7. Impacto social 

Con la pandemia dejando al descubierto el tratamiento que reciben los trabajadores de las fábricas de moda rápida, el impacto social es un área en el que las marcas tendrán que trabajar. Un aumento en el nivel de preocupación de los consumidores trae consigo una mayor presión para que las marcas compartan información sobre la trazabilidad de sus prendas, así como medidas para asegurar unas condiciones de trabajo éticas y salarios dignos. Además, uno de los efectos directos de la pandemia ha sido la cancelación de pedidos de los grandes gigantes de la moda rápida, dejando así a los trabajadores de las fábricas en un situación aún más precaria si cabe.

La moda sostenible es una industria en constante evolución, por eso es muy importante mantenerse informado sobre los últimos avances en innovación. Síguenos en redes sociales y suscríbete a nuestra newsletter para no perderte nada.

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *