Comprometidos con el optimismo

La semana pasada estuvimos en la entrega de los premios Optimistas Comprometidos, una gala que todos los años inunda las calles del centro de Madrid de esperanza e ilusión por un futuro más humano, más verde y más comprometido con nuestro entorno. “Si nos lo creemos podemos cambiar el mundo”, asegura Julia Higuera, directora de la revista Anoche tuve un sueño y principal valedora de los galardones más optimistas del panorama actual.

Nada más comenzar el acto todos los allí presentes nos dimos cuenta de que iba a ser una noche diferente, cargada de emotividad y entusiasmo. “No es verdad que las cosas no tengan remedio y estemos abocados a seguir siempre las mismas pautas. No. Tenemos que atrevernos a cambiar el futuro. Yo os invito a soñar y hacer los sueños realidad”, animaba en el vídeo de presentación Federico Mayor Zaragoza, exdirector de la UNESCO, antes de dar paso a la lista de galardones de la cuarta edición de los premios Optimistas Comprometidos.

Son muchas las instituciones y personalidades que apoyan este proyecto de vocación inconformista. Marta Robles, Paco Lobatón, María Adanez, Miriam Díaz Aroca, fueron algunos de las caras conocidas que se dieron cita en el Colegio Oficial de Arquitectos para celebrar la noche de los Optimistas Comprometidos. Junto a ellos, empresas como BMW o SIGNUS, también se sumaron a esta fiesta para celebrar la valentía de unas personas, en algunos casos desconocidas, que no gritan ni hacen ruido, pero trabajan en silencio para ofrecer a las generaciones venideras un legado digno.

El premio al Pensamiento Sostenible recayó este año en Proactiva Open Arms, una organización sin ánimo de lucro cuya principal misión es rescatar del mar a los refugiados que llegan a Europa huyendo de conflictos bélicos, persecución o pobreza. Todo empezó con unas fotos de niños ahogados en la playa. Ellos pensaron: ¿por qué nadie les ayuda? Y se pusieron en marcha para evitar que cada año sigan muriendo cientos de inmigrantes en nuestras costas.Nada más comenzar el acto todos los allí presentes nos dimos cuenta de que iba a ser una noche diferente, cargada de emotividad y entusiasmo. “No es verdad que las cosas no tengan remedio y estemos abocados a seguir siempre las mismas pautas. No. Tenemos que atrevernos a cambiar el futuro.

El galardón a la Cultura estuvo patrocinado por SIGNUS y fue a parar a María Marte, un ejemplo de tesón y dedicación. Considerada como la cenicienta de los fogones, empezó a trabajar en El Club Allard como limpiadora y después de años de duro trabajo se convirtió en la primera chef del restaurante, consiguiendo dos estrellas Michelin. “Durante una época de mi vida compaginé el trabajo de fregar platos con el de pinche de cocina”, recordó María Marte. Por aquel entonces entraba al Club Allard a las 10.00 de la mañana y salía a las 2.00 de la madrugada “¿Quién puede decir que está cansado con 25 años?”. Ahora ha dejado las estrellas del olimpo de la cocina para montar una escuela de restauración en su país de origen, República Dominicana, para niñas sin recursos. “Me vuelven a decir por segunda vez en mi vida que estoy loca, pero yo sólo sé que la ilusión lo puede todo”, señaló la laureada cocinera tras recoger el premio.

El premio a la optimista científica más comprometida fue para Mara Dierssen, una investigadora española que es toda una referencia a nivel mundial en síndrome de Down. El grupo de investigación que lidera en el Centro de Regulación Genómica de Barcelona, ha descubierto un polifenol del té verde que, en combinación con un programa de estimulación cognitiva, mejora la memoria de las personas con síndrome de Down.

El galardón a la Libertad de prensa tuvo como protagonista a Gervasio Sánchez, uno de los reporteros de guerra más veteranos y laureados del panorama español. Se ha movido en los conflictos de América Latina, África y Asia, la Guerra del Golfo y la guerra en Bosnia y ha retratado los posteriores problemas de la antigua Yugoslavia. Sus reportajes se han publicado en diferentes diarios y revistas del país. Ha estado al servicio español de la BBC y desde 1998 es “Enviado Especial de la UNESCO por la Paz”.

El ganador del premio a la Libertad de expresión fue para Alfredo Romero, director ejecutivo del Foro Penal, ONG venezolana que asiste gratuitamente a las víctimas de la represión del Estado, compuesta por más de 200 abogados y 4000 activistas voluntarios. Romero y su ONG ha asistido a mas de 10.000 venezolanos víctimas de la represión y ha registrado minuciosamente todos los casos.

El premio a la Transformación social se lo llevó Borja Vilaseca. Escritor, filósofo, conferenciante, profesor y emprendedor de proyectos orientados a la transformación y el despertar de la consciencia de la sociedad, es el creador y director del Máster en Desarrollo Personal y Liderazgo para jóvenes La Akademia, presente en más de 40 ciudades de 6 países. Ha impartido más de 250 cursos de autoconocimiento para más de 6.000 personas. Parte de su obra literaria ha sido traducida y publicada en 17 países. Actualmente está construyendo un colegio con la finalidad de revolucionar el sistema educativo en España.

El mejor colofón que se podía imaginar a la noche de los Optimistas Comprometidos lo puso Shirin Ebadí, abogada y Premio Nobel de la Paz 2003, quien hizo un alegato contra el fanatismo y la tiranía de los regímenes totalitarios. Amenazada de muerte en su país, vive actualmente en Londres desde donde continúa su lucha por los derechos humanos, especialmente de las mujeres y los niños. “Hay que evitar que Irán se convierta en otra Siria o en una segunda Venezuela”, aseguró la primera mujer musulmana galardonada con el Nobel de la Paz.

Después de escuchar a todos los homenajeados, nosotros también nos queremos unir a esta ola de optimismo y hoy más que nunca estamos convencidos de que un simple gesto (reciclar es uno de ellos) puede contribuir a cambiar el rumbo de la historia.

Desde este blog seguiremos intentando aportar nuestro granito de arena a un mundo más sostenible. Quién sabe, quizá algún día también podamos presumir de ser unos Optimistas Comprometidos. Lo único importante, según recomienda la organización, es poner todo el empeño en “hacer tus sueños realidad”, es decir, pasar de las buenas intenciones a los hechos.