Metro de Granada abre una nueva vía para el reciclaje de neumáticos

La lista de aplicaciones que utilizan caucho reciclado en su composición no para de crecer. El pasado mes de septiembre se inauguraba la primera línea de metro de Granada y con ella una novedosa tecnología que permite reducir el ruido de las vías del tren gracias a la colocación de unos amortiguadores hechos a base de neumáticos gastados y resinas.

El responsable de este proyecto es el Grupo Acciona Infraestructuras que, junto a la Universidad de Cantabria, Krypton Chemical y SIGNUS, lleva más de dos años investigando la manera de aprovechar las cualidades del neumático en el ámbito  ferroviario. “Lo que buscábamos eran soluciones para disminuir los niveles de ruido de los trenes en vía urbana y, al mismo tiempo, reducir el fuerte impacto medioambiental provocado por los vertederos de neumáticos usados”, explica José Daniel García Espinel, director del Departamento de Implantación e Innovación de Acciona I+D+i.

El resultado es el primer sistema español de vía en placa que utiliza una mezcla de caucho procedente de neumáticos fuera de uso y resina de poliuretano. “Este sistema introduce restos de neumático como elemento amortiguador entre el carril y la losa de hormigón para aportar propiedades elásticas a la vía”, asegura José Daniel García Espinel.

El metro granadino recorre 16 kilómetros entre las localidades de Albolote, Maracena, Granada y Armilla, de los cuales 13 son en superficie y 3 en subterráneo. Acciona ha sido la empresa encargada de construir la última parte del trazado que consta de tres paradas. Es en este recorrido, en una longitud de 800 m, donde se ha probado de forma experimental el amortiguador de neumáticos con resultados muy sorprendentes.

Las pruebas realizadas confirman las ventajas de este sistema frente a otros utilizados tradicionalmente. El encamisado de la vía con caucho reciclado disminuye de manera significativa las vibraciones del terreno (en un rango de frecuencias comprendido entre 6,3 hercios y 20 kilohercios se consigue una atenuación de 20 decibelios). Además, el prototipo instalado en el metro ligero de Granada eleva el confort del viajero y permite la circulación de vehículos no ferroviarios sobre la vía.

Por si fuera poco, la patente de Acciona tiene un bajo coste de mantenimiento y una fácil puesta en obra. Los carriles y el encamisado funcionan como si fueran una pieza única, sin holguras ni faltas de adherencia que puedan producir grietas o desuniones. “El propio encamisado hace las veces de encofrado perdido durante las fases de hormigonado”, señala García Espinel.

Asimismo, el sistema de Acciona permite transformar un residuo (en este caso el neumático fuera de uso) en un recurso productivo. Según los cálculos de SIGNUS, cada metro lineal de vía requiere de siete neumáticos de turismo para su construcción, lo que supone el reciclaje de 5.211 neumáticos en el tramo de prueba del metro de Granada.

El tramo del Campus de Salud de la línea 1 del metro Ligero de Granada ha sido desarrollado en el Centro Tecnológico de I+D+i de Madrid de Acciona y está protegida su propiedad intelectual por Acciona Infraestructuras. “Esta actuación supone un hito dentro del desarrollo de la tecnología ferroviaria y en concreto de los sistemas de vía en placa de nuestro país. Abre la puerta para futuros proyectos de investigación donde se creen nuevas alternativas para sistemas de vía en placa que puedan ser utilizados tanto en el metro subterráneo, como el ferrocarril convencional y la alta velocidad”, concluye el director del Departamento de Implantación e Innovación de Acciona I+D+i.

Deja un comentario