Así se hace un baúl con neumáticos reciclados

¿Juguetes por todas partes? ¿No tienes sitio en casa para guardar las mantas? Dos neumáticos y un poco de madera te pueden ayudar a poner un poco de orden. Así puedes hacer un baúl casero que, además, lleva un asiento incorporado.

 

 

 

MATERIALES: Neumáticos reciclados, madera, tela, espuma, guata, pintura en spray, chalk paint, tornillos de métrica, tuercas, tornillos para madera, bisagra.

HERRAMIENTAS: Sierra de calar, taladro, grapadora manual, pistola termoencoladora, tijeras, taco de lija, lápiz, minirodillo, cepillo.

 

1. Cortar la madera

Para empezar, corta las piezas de madera que forman este baúl con asiento. En total, son tres: una base de madera circular sobre la que irán los neumáticos, una pieza del mismo tamaño en forma de aro para crear el borde superior y otra pieza circular unos centímetros más pequeña, que hará de tapa del baúl y de asiento.

Marca en un tablero dos piezas de madera redondas con el mismo diámetro que los neumáticos y corta con una sierra de calar. En una de ellas, además, marca un círculo concéntrico interior y vuelve a cortar para hacer el aro de madera superior. Más tarde, corta una tercera pieza de un diámetro ligeramente inferior, que será la tapa y el asiento. Cuando acabes, lija bien todas las piezas.

Para hacer los círculos, puedes usar un listón de madera a modo de compás. Atorníllalo, sin llegar a apretar del todo, al centro del tablero y hazle un agujero a una distancia de ese punto que sea equivalente al radio de la circunferencia que quieras. Así, podrás pasar un lápiz por ese agujero y, girando el compás sobre sí mismo, trazar el círculo del diámetro elegido.

2. Hacer los agujeros y unir los neumáticos

Cuando tengas todas las piezas cortadas, reserva la tapa y haz los agujeros en las otras dos piezas de madera para poder unirlas a los neumáticos. Haz cuatro agujeros equidistantes con la ayuda de un taladro y una broca adecuada para los tornillos de métrica que vayas a usar. Cuando los tengas, replica esos agujeros en los neumáticos por ambos lados, en el de arriba y en el de abajo, también con el taladro.

Une los dos neumáticos con tornillos de métrica y prepárate para pintar.

3. Pintar las piezas

Una vez tengas los neumáticos unidos y antes de montar el baúl, pinta todas las piezas. Para decorar los neumáticos, lo más sencillo es utilizar una pintura en spray. Antes, tendrás que preparar la superficie, limpiándola con cuidado con la ayuda de un cepillo y aplicando una imprimación para plásticos: así conseguirás que la pintura se adhiera sin problemas.

Para decorar las partes de madera, puedes usar un poco de chalk paint como en este caso, o cualquier otro producto apto para madera. Asegúrate de pintar también los cantos. Cuando acabes, deja secar todas las piezas.

4. Tapizar el asiento

Cuando todo esté seco, es el momento de tapizar la tapa del baúl, que también funcionará como asiento. Marca el diámetro de la pieza en una plancha de espuma gruesa y corta con la ayuda de un cúter. Usando una pistola termoencoladora y cola caliente, pega la espuma sobre la parte no pintada de la madera –que es la que quedará hacia arriba-.

Cuando lo tengas, mide un trozo de guata para cubrir la espuma y grápala sobre la madera. Servirá para suavizar los bordes y mejorar el acabado del tapizado. Repite la misma operación con la tela que hayas elegido y corta el sobrante cuando acabes.

5. Montar el asiento

Fija la base de madera y el aro superior a los neumáticos. Hazlo a través de los agujeros que has creado tanto en la madera como en las ruedas, utilizando tornillos de métrica y tuercas.

Por último, une con una bisagra y tornillos de madera la tapa que has tapizado y el aro de la parte superior. Puedes ayudarte de un taladro para hacerlo. ¡Listo!

 

¿Te gusta cómo ha quedado este baúl casero? Práctico, bonito y ¡sostenible!